deportado 4443

Unos 9.300 españoles, de los que 5.500 murieron, exiliados republicanos que habían salido de España tras la Guerra Civil, fueron deportados a los campos de concentración de la Alemania nazi. Buchenwald, Dachau, Ravensbrück, Auschwitz y Mauthausen fueron los lugares a los que estos prisioneros fueron enviados y donde murieron, aunque su historia no es todo lo conocida que debería ser. Como reflexiona Ioannes Ensis, resulta sorprendente que hoy, tras cuarenta años de democracia, no sepamos más sobre estas personas.

Ensis es el ilustrador de Deportado 4443, una de las últimas novedades en llegar a las librerías en cómic y que recupera la historia de estas personas. El libro es, además, una extensión de algo que empezó antes en redes sociales y que se convirtió en uno de esos fenómenos virales que ayudan a descubrir las partes menos compartidas de la historia. Carlos Hernández de Miguel lanzó hace unos años, y tras dos años de investigación sobre el tema, una cuenta de Twitter. El perfil no era un perfil como otro cualquiera sino uno protagonizado por Antonio Hernández Marín, su tío, quien fue uno de estos deportados republicanos. La cuenta iba narrando en primera persona su vida en Mauthausen.

deportado 4443Carlos Hernández de Miguel quería llegar con esta historia al mayor número posible de personas y lograr, además, conectar con los más jóvenes (para quienes esta historia es todavía más desconocida). Twitter le ayudó a alcanzarlos y a dar a conocer esta historia, resumiendo lo que pasaron los españoles en los campos de concentración nazis. Gracias a la cuenta de Twitter el ilustrador, Ioannes Ensis, descubrió la historia y empezaron a trabajar juntos en el libro que ahora edita Ediciones B, y que recoge los tuits que se publicaron entonces acompañados por ilustraciones hechas para ello.

Trabajar en el libro no fue nada fácil para el ilustrador, ya que el trabajo de crear esas ilustraciones lleva a empatizar con quienes las protagonizan. “Lo peor, lo más difícil, es ponerte en la piel de esa gente y pensar cómo fueron capaces de sobrevivir”, apunta en la presentación del libro Ensis. Tener que dibujar eso resulta muy duro y, de hecho, el ilustrador tuvo que tomarse períodos de descanso ante su trabajo.

Las ilustraciones están además basadas fielmente en la realidad. Cada ilustración parte de los testimonios y de la documentación recuperada, lo que hace que lo que reflejan sea verdad y no simplemente una adaptación literaria. “El éxito de @deportado4443 se produjo porque todos sus mensajes respondían a la realidad, no había nada inventado…”, señala en el material de presentación de libro Carlos Hernández, el escritor. “Exactamente igual ocurre con el cómic. Cada ilustración está perfectamente documentada, cada historia que se cuenta es rigurosamente real”, añade.  Los personajes que aparecen en las historias narradas son  en realidad personas de carne y hueso que estuvieron allí.

unnamed (2)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...