comic-gatos

Ya sabemos todos que los gatos están de moda en estos mundos del Internet. Los vídeos protagonizados por felinos triunfan en YouTube, las fotos de gatitos monísimos inundan Facebook y los amantes de este animal ven como su pasión se convierte en tendencia. ¡El año pasado hasta se llenaron faldas y camisetas de estampado gatuno!

Los cómics Gato saliendo de una bolsa: y otras observaciones, y Los Gatos Son Raros siguen esta tendencia, pero en analógico. Se trata de libros protagonizados por gatos reales, como el que tú tienes en casa. Porque sí, Garfield es sin duda el gato más famoso de todas las historietas gráficas, pero por mucho que nos guste, con nuestro gato tiene que ver lo justo.

Jeffrey Brown, por contra, plasma su relación con los gatos, llena de anécdotas divertidas y de pequeñas cosas, en esos dos cómics (que salieron en 2007 y 2010 respectivamente). Brown era conocido ya antes de esto por hacer pequeños libritos autobiográficos en los que ilustraba las inseguridades y nimias tragedias de su vida amorosa. En estos cómics de gatos sigue la misma línea, con viñetas de precisión fotográfica que dirigen nuestra atención a las particularidades de la mascota, cómo come, cómo duerme, cómo juega, pero sobre todo, cómo interacciona con su dueño.

Esto, que a alguien que nunca ha tenido gato le puede parecer de lo más tedioso (y creo que es complicado disfrutar al 100% de este libro si tu relación con este animal es nula), hará pasar un buen rato a cualquier amigo de los gatos. Situaciones divertidas y tiernas, con las que se sentirán completamente identificados, porque Brown ha seleccionado momentos de lo más cotidianos, pero con un punto curioso, y los ha hecho ilustración.

Y es que los gatos responden a su propia lógica felina, y esas rarezas suyas, esas extravagancias, son finalmente lo que hace que uno diga orgulloso eso de “yo prefiero a los gatos que a los perros”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...