Aquí van varias críticas flash de varios títulos de romántica que han aparecido (o aparecerán) durante los meses de diciembre y enero.

The Worthintgon Wife, de Sharon Page (HQN Books)

the-worthington-wifeTras la muerte del último conde en un accidente de coche a principios de los años 20, los abogados buscan al nuevo heredero. Es el hijo estadounidense del tío del último conde, que fue desheredado por casarse con una doncella. Por supuesto, el nuevo conde llega a la propiedad con ánimo de venganza y decidido a vender todo por piezas para acabar con su familia, aunque la vecina le ayudará a ver las cosas de un modo diferente. La novela es mala, tengo que confesarlo.

La trama está llena de cosas que pasan de lo más dramáticas. Está la prima del nuevo conde, que está embarazada en secreto y decidida a casarse con él para ocultarlo; una trama de desapariciones de jovencitas en la zona, que el nuevo conde está dispuesto a resolver (¿por qué no?, todos hemos querido ser detectives en los ratos libres que nos dejan nuestros planes de venganza); prostitutas a las que la vecina quiere salvar; una trama de chantajes (por el pasado del nuevo conde, claro), etc. De entrada, el nuevo conde ya es un personaje bastante insostenible: no solo es el hijo de un aristócrata que se casa con una doncella y que por ello tiene que vivir en la pobreza, sino que ha sido gánster, se ha hecho rico con la Ley Seca y ¡es pintor! Y después de todo esto (y aunque la parte de mi cerebro que va de crítica literaria no hacía más que quejarse como música de fondo) me lo leí de una sentada. Es como una de esas series totalmente increíbles e imposibles que ves como guilty pleasure y en la que aceptas prácticamente cualquier cosa.

Es el segundo tomo sobre una misma familia. Hay otro anterior, que compré en su momento por culpa de una campaña en BookRiot y que odié bastante mientras leía (este, aunque un tanto insostenible, lo disfruté como se disfruta una telenovela). La autora tiene al menos uno de sus libros traducido en castellano (en La Esfera de los Libros). Este (y el primer tomo) son de Harlequin, así que supongo que Harlequin España tendrá acceso a esos derechos.

Mogul, de Joanna Shupe (Kensington Books)

mogulLa anterior saga de Joanna Shupe está siendo publicada en castellano por Titania, aunque sobre esta no sé qué planes habrá y si alguna editorial en castellano prevé la ‘importación’. Lo cierto es que deberían. Esta saga es mejor en términos literarios y también mucho más original en contenido y ubicación (ya os hemos hablado de ella en un anterior artículo). Toda la serie de libros sigue a un grupo de personajes (cuatro hombres de negocios que se reúnen una vez al mes en un club para llegar a acuerdos empresariales) en el Nueva York de la Gilded Age.

La última entrega se centra en el personaje que quedaba por protagonizar su novela de ese cuarteto, el editor de periódicos, y toma como punto de partida para el conflicto que hace avanzar la historia una ley de inmigración estadounidense que limitó la entrada en el país de las personas chinas (la ley, muy racista, impedía que nadie con orígenes chinos pudiese entrar en Estados Unidos, lo que no solo frenó la llegada de inmigrantes nuevos de ese país sino que además dividió a las familias que ya estaban establecidas, que no podían traerse a quienes habían dejado atrás). La historia tiene también interesantes secundarios (¡la prima de la protagonista merece su propia novela!, pero por lo que he visto en redes sociales a la autora la acaba de fichar otra editorial y me imagino que no se llevará sus personajes)

On Second Thought,  Kristan Higgins (HQN)

on-second-thoughEstoy convencida de que esta novela llegará en algún momento a España y al castellano, ya que los títulos anteriores de esta autora han sido traducidos o bien por Harlequin España o por Libros de Seda. A Higgins la descubrí este verano en un evento en el que uno de sus editores españoles hablaba de sus libros y captó mi atención. Leí uno de sus libros en Scribd (el segundo de una serie, así de osada soy) y desde entonces he ido leyendo hacia atrás creo que prácticamente todo lo que ha publicado. No todas sus novelas son igual de buenas (ningún escritor lo consigue), pero tiene algunas muy buenas.

Higgins escribe sobre personas que viven en pequeñas ciudades, pueblecitos encantadores de Estados Unidos, donde la gente tiene problemas normales y lleva vidas normales. Y lo hace con mucha gracia (en una de sus novelas, la pobre protagonista sufre de enamoramiento platónico del cura de la parroquia y todo el pueblo hace leña del árbol caído). Sus últimas novelas (que sus editores estadounidenses de Harlequin ya están presentando como ‘ficción de mujeres’ – ese género… – y no como romántica) son un poco más profundas y complejas, aunque con ello no han perdido calidad literaria (todo lo contrario) ni trama rocambolesca (si se esperan jefes millonarios y cosas semejantes, Higgins no es, afortunadamente, la autora).

Sus últimas dos novelas juegan con historias paralelas. En el caso de On Second Thought son dos hermanas las protagonistas, cada una con sus problemas. A Ainsley su novio la deja en un post que se hace viral (cuando ella creía que iban a casarse). Kate, su hermana(stra) mayor, acaba de quedarse viuda de forma completamente inesperada. Y puede parecer la historia de siempre (vaya, sí, de partida lo es), pero Higgins suele lograr que sus historias suenen absolutamente frescas. Además, sus retratos de familia son nada sacarinados. Es decir, no hay ese tipo de familias perfectas de ciertas novelas (y casi se podría decir, de hecho, que el ‘final feliz’ de la novela está más que en las relaciones amorosas de las protagonistas en el descubrimiento de su propia relación como hermanas) ni tampoco esas altamente desestructuradas para dar fondo oscuro a sus protagonistas. Las familias de las novelas de Higgins podrían ser la familia de cualquiera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...