pajaro“Candela solo tiene ojos para los pájaros. Cuando yo la miro, me olvido de todo lo demás.” Por amor somos capaces de casi todo. Enfrentarnos a nuestros miedos, probar el límite de nuestra resistencia, dejar de lado nuestro sentido del ridículo… Y es que ya lo decía Lope: “Quien lo probó lo sabe”. ‘El día en que me convertí en pájaro’ relata la historia de un niño sin nombre que, por amor, es capaz de de eso y mucho más.

El amor del protagonista hacia Candela, su compañera de clase, es tan puro, tan sin adornos que pasa completamente inadvertido. Y es que ella, (¡pobre!), no le ve. Por eso, para hacerse visible a sus ojos, tendrá que disfrazarse de aquello que apasiona a su amada. Así es como, con su disfraz de pájaro se presentará al día siguiente en la escuela. Incómodo y caluroso, pesado y poco manejable es este atavío que se obliga a llevar en todo momento. Y es que el amor implica ese tipo de sacrificios. Todo sea por llamar la atención de su amada.

Narrada en primera persona, ‘El día en que me convertí en pájaro’ tiene un carácter de diario, de confesión íntima que interesa al lector desde la primera página. Frases cortas que van narrando la historia y transmitiendo las sensaciones y sentimientos de este niño pájaro que carga con su atuendo hasta que el amor lo libera. Porque no hay nada como el amor correspondido como para sentirse ligero y volar.

Raúl Guridi (1970) ilustra esta historia de amor con final feliz. Las imágenes en negro y blanco (solo en una ocasión aparece un azul) sobre un fondo en un color ahuesado ilustran lo esencial y transmiten claridad y sencillez. Pero, sobre todo, la ternura y la inocencia de una historia que acaba cuando está a punto de empezar. Que el lector imagine el resto.

El autor sevillano cuenta con una trayectoria en el mundo de la ilustración que no hace más que crecer. Que Guridi es un dibujante sobresaliente es obvio. Sino, vean las ilustraciones propias de un manual de ornitología que se cuelan en una de las primeras páginas. Podemos disfrutar de su obra en editoriales como OQO (muy divertida ‘El cascabel de la gata’), A buen paso, Narval…

pajaro2

La autora del texto Ingrid Chabbert (1978) escribe su primer libro para niños en 2010. La editorial Tres Tigres Tristes nos da a conocer con ‘El día en que me convertí en pájaro’, el que es el primer libro en castellano de la escritora francesa.

El álbum está, como nos gusta, cuidado hasta el detalle. Y es que, afortunadamente, son bastantes las editoriales que apuestan por este tipo de libros que se dirigen a un público diverso que no se limita al infantil, más bien todo lo contrario.

“El día en que comenzó la escuela me enamoré. Era la primera vez.” Un buen comienzo para un álbum precioso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...