De entre la diversas maneras que existen de homenajear a una figura clave de la sociedad, la literatura es una de las más privilegiadas porque permite recrear con todo lujo de detalles y técnicas narrativas su vida, época y entorno. La mayoría de estos homenajes son postmortem y otros se elaboran a través de la ficción para representar no a una figura en concreto sino a una pluralidad que se puede sentir reflejada.

Es lo que sin duda pretendía la escritora gallega de literatura infantil y juvenil Ledicia Costas. Natural de Vigo y con muchos reconocimientos por sus obras, esta autora ya presentó un homenaje a su tierra y a uno de los más grandes escritores del siglo XX en Julio Verne y el misterio de las mujeres planta. En esta ocasión nos encontramos con La señorita Bubble (A señorita Bubble), publicada en castellano por Anaya, una genial inventora cuya incomprensión despierta el odio y temor de sus vecinos, pero que consigue fascinar a dos niñas que no logran entender la caza de brujas que sufre por parte del pueblo.

La señorita Bubble simboliza la luz en un mundo oscuro que teme ir más allá y que provocó un importante retraso en la ciencia y otros ámbitos. La mujer fue una de las más perjudicadas porque desde el principio ha sido condenada a la invisibilidad, al silencio y a la negación a lo largo de la historia.

Una lectura recomendada que se acompaña de las bellas ilustraciones del también gallego Andrés Meixide y cuya lectura alentará en la concienciación sobre temas como la aceptación de la diversidad, la lucidez de los niños y la amistad para encontrar la felicidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...