Marcas de nacimiento‘Marcas de nacimiento’ en un puzzle en el que cada pieza encaja a la perfección con la anterior, y lo que en principio eran colores y formas aisladas se convierten, pasito a pasito, en un fresco gigante, entrañable, terrible, de una familia y  de los puntos de fisura que han convertido a cada uno de los personajes en lo que son.

La autora, Nancy Huston, acude así a uno de los grandes temas clásicos de la literatura: los secretos familiares, y lo hace de manera magistral, a través de una estructura temporal inversa y de las voces de cuatro personajes diferentes, siempre en primera persona, siempre en presente, pero en cuatro momentos diferentes. Se trata de cuatro niños de seis años, cada uno hijo del siguiente. Así conocemos en 2004 a Sol, un niño tirano, mimado y cruel, como consecuencia de una educación tipo crianza con apego. En 1982 es su padre, Randall, quien nos narra su triste infancia a medio camino entre Estados Unidos e Israel. En 1962 la madre del anterior, Sadie, nos cuenta sus primeros años, con unos abuelos demasiado exigentes, y una madre tierna pero dispersa. Por último, en 1945 llegamos al quid de la cuestión de la mano de Erra, quien vive en plena Alemania nazi. Lo que tienen en común todos estos personajes (además de los lazos de sangre) es una marca de nacimiento, un lunar que servirá para descubrir el secreto primigenio.

Por supuesto, las narraciones en primera persona de los niños de 6 años no son verosímiles (lo captan todo, tienen un vocabulario brillante), pero no es ese el objetivo. Cada capítulo sirve para darnos a conocer íntimamente a un personaje, y además, explica el comportamiento de ese personaje en el futuro. Porque lo que acaba expresando este libro es que todo tiene una explicación o, si lo leyésemos al revés, todo tiene consecuencias. La Historia con mayúsculas interfiere con las historias particulares, alterándolas para siempre.  Por eso es un acierto tan grande el de comenzar en el presente e ir cara atrás, desentrañando lentamente el misterio, atando cabos activamente para llegar a un hecho histórico por muchos desconocido y cuyos efectos no acabamos de entender hasta la última página del libro. Porque además de un puzzle, este es un libro redondo, cuyo final explica cada una de las páginas anteriores, obligándonos, casi, a volver a comenzar en la primera página para poder admirarlo en todo su esplendor.

Pero no es solo la estructura lo que nos gusta de este libro; al estar narrado en primera persona y por niños, consigue siempre calidez e inocencia (a pesar de que el primer niño de inocente tiene poco) sin caer en lo melodramático. Así, siempre a través de perspectivas oblicuas, nos introducimos de lleno en una historia (fascinante por sí misma) de cuatro generaciones lastradas por un acontecimiento.

Nancy Huston (que además de escritora es una controvertida feminista y la mujer de Tzvetan Todorov) ganó el premio Fémina 2006 con este libro, que además estuvo en la lista de los más vendidos en Francia durante varias semanas consecutivas.

*Marcas de nacimiento está editado en castellano por Salamandra.