No me hubiese extrañado que muchos hubiesen creído que el reto de lectura se había quedado en agua de borrajas, pero en realidad ahí continuaba. No he tenido tiempo para ponerme al día en las lecturas (y pido perdón por ello) hasta este fin de semana, cuando he conseguido leer O derradeiro libro de Emma Olsen, de Berta Dávila, la novela corta elegida para continuar el reto (por una y otra razón que luego os contaré). No está traducido al castellano (lo que no resulta tan sorprendente), aunque una de las obras de la autora (que no he leído pero que añadiré en breve a mi lista de lecturas pendientes) sí lo está. Pulp Books, una interesante iniciativa editorial que quiere dar a conocer en el resto de España «la otra literatura nórdica», ha publicado El arte del fracaso, una colección de relatos breves que funcionan como «un simple catálogo de personajes que practican el arte de la contrariedad y el desencanto».

O DERRADEIRO LIBRO DE EMMA OLSENDebo confesar, aunque posiblemente arda en algún infierno por ello, que la literatura gallega (de la que soy lectora) era la que me daba más pereza de toda la lista del reto de lecturas. Además de la proximidad (cuando escribes desde Santiago de Compostela y el gallego es una de tus lenguas maternas, carece del exotismo que pueden tener otras entradas del reto de lectura), estaba el factor coñazo. Hay muchos libros de la literatura gallega que son lecturas altamente recomendables. Hay otros muchos (y muchos que consiguen el beneplácito general de la crítica) que son un auténtico coñazo (y no hay mejor manera para decirlo). Sí, eso pasa en todas las literaturas, pero aquí la proximidad hace que sientas más rabia porque eso pase. Y sinceramente quería escoger un libro realmente molón para este reto. Algo que valiese de verdad la pena.

Lo he conseguido.

Traductores de las pequeñas editoriales en otros idiomas, este libro puede incluirse en vuestros catálogos.

La novela fue la ganadora de la pasada edición del premio de Narrativa Breve Repsol y la vencendora del Ánxel Casal al mejor libro de ficción 2013. Y básicamente ha sido el libro del que todo el mundo parecía estar hablando el año pasado. Decidí que los premios (y que es una novela breve y llevaba un retraso acumulado de libros bastante considerable) marcasen mi decisión. Encontrar un ejemplar del libro me costó bastante. Lo busqué primero en una librería del centro de Santiago, un sábado por la tarde. No tenían nada. Lo busqué online en Amazon (agotado). Aproveché un viaje a El Corte Inglés para ver si lo tenían en sus estanterías (no es que El Corte Inglés venda muchos libros en gallego, deberíais saber, aunque tiene muchos más que otras grandes superficies). Al final lo encontré en una librería de la zona vieja de Santiago, mientras alguien tocaba en la calle música medieval. Santiago tiene estas cosas.

La historia está narrada en primera persona por Emma Olsen, una escritora estadounidense que está a punto de morir. El lector sabe desde el título (derradeiro se traduce por último, pero un último de verdad, un último definitivo) que de lo que se nos va a mostrar es la última obra de la escritora. Acompañada por su hija adolescente, Emma Olsen vuelve al pueblo remoto de Dakota del Sur en el que se crió para poner punto y final (en todos los sentidos) a su historia. Quien se quede con lo que pone en la parte posterior del libro no sabrán mucho más (los libros gallegos, en general, son como los libros franceses: sus contraportadas optan por esas descripciones que no dicen nada y que optan más por el rollo intelectual que por el hacerte que compres ya mismo el libro), pero (yo que lo he leído os adelanto) lo que Emma Olsen va a buscar es una suerte de paz. Va a hacer una confesión: algo pasó en Faith hace muchos años que hizo que saliese huyendo y ahora debe cerrar el círculo antes de morir y contarlo.

La novela es además especialmente rompedora porque – contra lo que suele ser habitual en la novela gallega – no tiene nada que ver con Galicia o con lo gallego. Es una historia completamente americana y, sorprendentemente, no chirría en absoluto. Con La verdad sobre el caso Harry Quebert, por ejemplo, todo el rato tenía esa sensación de que estaba ante la obra de un europeo intentando escribir ‘americano’. En esta ocasión, sin embargo, la novela podría ser una de esas que siempre acaban sumándose a las listas de los medios estadounidenses que andan buscando la próxima gran novela americana, una de esas historias que captan la esencia del país (sin olvidar la calidad literaria).

Y sí, la historia, al final, no es tan original, no es tan exótica. El secreto de Emma Olsen, en verdad, no es un secreto tan especial, pero la novela merece la pena.

Ya tengo en mi Kindle el libro elegido para la literatura en castellano, así que casi puedo asegurar que el reto volverá a su ritmo habitual 

Puedes saber de qué va el reto de lectura en nuestras reglas del juego y seguir las actualizaciones en nuestro diario de a bordo

No dudes en proponer libros para las próximas lecturas. En los próximos días/semanas  publicaremos un reportaje sobre la literatura gallega (y el que debemos de la  portuguesa) para que tengáis más libros que escoger 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...