padre siruela

Reconozco que este no es el típico libro que cogería en una mesa de novedades y me llevaría a casa y que incluso, cuando ya lo tenía en mis manos y había leído la reseña que aparece en la parte de atrás del libro, no acababa de verlo completamente del todo. ¿La historia de una niña y su padre? Podía ser una gran historia, por supuesto, pero durante un par de semanas siempre encontraba otra cosa que leer antes que este Dónde vais a encontrar un padre como el mío, de Rossana Campo, que acaba de publicar Siruela. Decidí llevármelo de vacaciones (¿qué mejor que un libro italiano cuando te vas a Italia?) como lectura para el avión. Si estaba en el avión y este era el libro que llevaba, tendría que leerlo al fin. Y cuando llegué a la página final, poco antes de aterrizar, el libro me había enseñado una lección: Puede que esta no sea la novela que hubiese cogido en una mesa de novedades, pero me alegro de que el libro, a pesar de ello, haya llegado hasta mí. A veces merece la pena salir de nuestra zona de confort literaria.

donde vais a encontrar un padre como el mioEl libro de Campo ganó varios premios literarios italianos en 2016 y me lo crucé en un par de librerías durante el viaje, después de haberlo leído. En una era uno de esos libros destacados, esos que los libreros seleccionan para sus lectores y que marcan con fichas escritas a mano en las que explican por qué deberías leerlo.

La historia está muy bien llevada, por supuesto, pero es mucho más que eso. Esta es la historia de una hija y su padre, como bien ponen en la parte posterior del libro, pero es también la historia de cómo gestionamos los fallos de los padres en la infancia (por muy graves que sean y por muy imperdonables que parezcan a los de fuera) y también, y creo que eso me pareció más interesante, el cómo la relación entre un padre y su hija acaba impactando en la carrera como escritora de esa hija en la edad adulta.

Renato, el padre de la niña protagonista (la propia autora), es un hombre a primera vista alegre, encantador y optimista, un artista frustrado que se pasó toda su vida escribiendo (poemas y diarios) aunque fue carabinero (una profesión muy alejada de lo que asumimos como artista). Renato es también mucho más que eso: es un hombre irresponsable, un alcohólico que se lleva a su hija pequeña con él a las tabernas a pesar de los reproches de los taberneros que no quieren servirle alcohol con la niña de por medio. Es el mismo hombre que deslumbra a una bella modista que en un primer momento no quiso tener nada que ver con él y que, cuando llega desde el sur del Italia recién casada al norte, tiene que gastarse el dinero de sus regalos de boda no en empezar una nueva vida en una casa cuidada sino en pagar todas las deudas que el pendenciero de su recién estrenado marido fue adquiriendo de soltero.

Y aunque todos estos mimbres podrían dar para un dramón digno de un telefilme de la sobremesa, Campo hace en Dónde vais a encontrar un padre como el mío literatura y, sobre todo, pinta una versión mucho más poliédrica de Renato y de su relación con él. Al padre lo vamos descubriendo a través de los ojos de la hija, que no puede dejar de debatirse entre el cariño al padre (y hasta la admiración por tantos rasgos de su carácter) y el rechazo ante esa otra parte de su personalidad. Como la narradora, los lectores también nos vamos debatiendo entre una y otra visión y vamos viendo las cosas de una manera mucho más compleja y complicada, logrando tener una visión mucho menos simplista, mucho menos en blanco y negro, de la relación entre el padre y la hija.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...