Amazon Danbo

Los hechos: Los pequeños libreros independientes acusan a Amazon de estar dinamitando su negocio, ofreciendo ofertas y servicios que ellos no pueden igualar. Kindle, el lector electrónico de Amazon, no solo es muy popular, sino que se ha convertido en uno de los elementos que han empujado al alza la venta de ebooks. Los libreros independientes suelen quedarse al margen de los éxitos de venta en ebooks. Amazon quiere congraciarse con estos pequeños enemigos.

Y ahora llega la oferta: Amazon ha anunciado una suerte de programa de afiliación para las pequeñas librerías independientes en el mercado Kindle. Amazon Source permitirá a estos libreros vender directamente el Kindle y además dará el 10%  de las ventas en ebooks de los dos primeros años de vida del dispositivo a estos socios. «Pensamos que los vendedores, online y offline, pequeños o grandes, deben poder ofrecer a los consumidores lo que quieren y lo que muchos consumidores quieren es leer tanto libros en electrónico como impresos», apunta en una nota de prensa Russ Grandinetti, vicepresidente, Amazon Kindle.

Aunque Amazon asegura que algunas pequeñas librerías ya han probado el programa en un piloto, las primeras reaciones no son muy favorables a esta iniciativa (que por supuesto es cosa, todavía, de Amazon.com). Los libreros independientes estadounidenses ven el programa como un caballo de Troya, que infectará desde dentro sus negocios. «¿Ayudamos a Amazon a aumentar su negocio y nos quedamos, de vuelta, con un pequeño trozo de la venta?», reflexiona un librero estadounidense en The New York Times. «Eso no es cooperación, es colaborar en tu propia ejecución», sentencia. Y aunque hay quien se resigna señalando que es una manera de luchar contra el showrooming (lectores que van a ver los libros a una tienda física pero que luego los compran online), el tono general es de poco entusiasmo. Como apunta una librera al medio estadounidense, parece una broma del día de los Inocentes.

Pero no son solo los libreros estadounidenses los que se han mostrado reacios. Los libreros británicos ya han señalado que pasan de la propuesta.

La letra pequeña demuestra también que el programa no permite a todos los libreros lucrarse por igual. Hay estados dentro de EEUU que se quedan fuera del programa, como ha publicado PublishersWeekly.

Foto | kodomut

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...