libro-nino

Uno de los temas favoritos en los últimos tiempos cuando se escribe sobre libros es quién lee en ebook, quién en papel y la batalla entre unos y otros. En general, se tiende a pensar que cuanto más joven sea el lector, más entusiasta será de los formatos digitales. Sin embargo, los estudios y las estadísticas acaban apuntando justo lo contrario.

De hecho, un estudio de Energy Sistems apuntaba que quienes leen ebooks suelen ser hombres y mujeres de 37 años para arriba, que son quienes se compran ereaders. Estos lectores valoran la lectura en digital simplemente porque el terminal es mucho más ligero que lo que lo suelen ser los libros. A estos datos se suman varios estudios sobre hábitos de lectura de los adolescentes. Uno de Nielsen señalaba que los adolescentes prefieren comprar y leer libros de papel, en parte porque no tienen tarjeta para comprar online ebook y en parte porque prefieren prestar y coger prestados libros. Otro estudio también señalaba que los adolescentes prefieren los libros en papel, ya que tienen un vínculo experiencial con ellos. Les gusta ver las marcas que se hacen en el lomo y poder tocar lo que leen.

A estos datos se suma otro estudio sobre cómo leen los niños que tienen acceso regular a dispositivos de lectura. El estudio se ha centrado en niños que cursan lo que en los países anglosajones se llaman año 4 a año 6 (8-9 años a 10-11 años). Según las conclusiones, aunque los niños tengan acceso a esos terminales de lectura – como ereaders o tablets – y aunque sean lectores regulares, no tienden a leer en esos dispositivos. Es decir, prefieren todavía los libros de papel.

No es la única conclusión a la que ha llegado el estudio. También han encontrado una relación entre la cantidad de pantallas y la tendencia de lectura. Cuantas más pantallas hay en el entorno del niño, menos este lee.

El estudio no es solo una curiosidad más sobre cómo leen los niños y la larga vida que tiene el papel gracias a ellos, sino que es también una llamada de atención sobre los organismos públicos. Como recogen en Quartz, la idea de que los niños prefieren leer en formato electrónico y que prefieren sea como sea la tecnología está impactando en cómo se están conformando las bibliotecas escolares. En los últimos años, se ha tendido a hacerse con dispositivos y recursos electrónicos, lo que al final es un error. Los niños prefieren el papel.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...