diario-secreto-de-adrian-moleSi a estas alturas te estás preguntando quién es Adrian Mole (y/o por qué hablamos tanto de él), tienes mi permiso para dejar de leer esto –y pasar a leer esto otro– . A los demás, os imagino fans confesos, deseosos de celebrar conmigo el cumpleaños número 69 de su autora, Sue Townsend, que sería mañana. Deseosos, también, de penetrar en todos los misterios de la vida de un personaje de ficción, o al menos, de su creación. Como por ejemplo, en estos diez.

1. Adrian primero se llamó Nigel

En su origen, la historia de Adrian Mole fue un programa de radio de la BBC, y el nombre del personaje era Nigel. Cuando Townsend comenzó la novela decidió cambiarlo para evitar confusiones con otro personaje de la literatura infantil: Nigel Molesworth. Se barajaron 32 nombres diferentes, entre los que estaban Trevor, Robin, Darren o Victor.

2. Nunca llegó a Hollywood

El personaje de Adrian Mole fue protagonista de programas de radio, libros, obras de teatro, musicales, videojuegos y hasta tres series de televisión diferentes. Sin embargo, sorprendentemente, nunca fue considerado digno de la gran pantalla.

3.  Físicamente, Adrian Mole se parece a John Major

Sue Townsend explicó que ella nunca había visualizado la cara de Adrian Mole mientras escribía sus historias, y no había sido hasta que vio a John Major en la tele (Primer Ministro en los años 90) que se dio cuenta de cómo era físicamente el personaje.

Además, aunque mucha gente se lo imagina con gafas (y así aparece en las series de televisión, por ejemplo), no hay ninguna referencia a las gafas o al oculista en sus primeros libros.

4. Su cuenta de twitter tiene 9600 seguidores.

Por lástima, solo publica frases de los 8 libros, y no funciona como una cuenta del personaje a tiempo real. En todo caso, la autora afirmó que Adrian no habría documentado su vida en twitter de ser un adolescente contemporáneo: «sus pensamientos y diario eran mucho más privados»

5.  Y entre sus fans se encuentran importantes escritores

Como J.K. Rowling, autora de ‘Harry Potter’, quien escribió en su twitter el día de la muerte de Townsend: «Me hizo reir tanto. #AdrianMoleviviráparasiempre». Otros lectores conocidos son Ian Ranking o Caitlin Moran.

6. Podría haber sido un fantástico crítico de literatura

A lo largo de las novelas, Mole compartió con nosotros muchos pensamientos sobre literatura. De ‘Orgullo y prejuicio’, por ejemplo, diría «Muy pasado de moda. Creo que Jane Austen debería escribir algo mucho más moderno». ‘El segundo sexo’ no lo llegó a leer, pero no le gustaba que anduviese por casa: «Mi madre está leyendo otro libro sobre sexo, uno que se llama ‘El segundo sexo’, de una franchute llamada Simone de Beauvoir. Lo dejó sobre la mesita de la sala de estar, donde todo el mundo podía verlo. ¡Hasta la abuela!».

7. Muchos personajes secundarios llevan el nombre de sus amigos y familiares

La mayoría de los allegados de la autora vieron su nombre escrito, al menos, en alguno de sus libros. Así, por ejemplo, una profesora de Adrian se llamaba Elizabeth Sally Broadway, como la hija de Sue Townsend, pero hay muchos más ejemplos.

8. Sus libros son best-sellers

‘El diario secreto de Adrian Mole: Edad 13  3/4’ ha vendido más de 20 millones de copias y está traducido a más de 25 lenguas, entre las que se cuentan el japonés o el macedonio.

9. No muere tras el último libro

En una entrevista en 2010, Sue Townsend explicó: «La única manera de que mate a Adrian Mole es que muera yo misma». Ella murió el pasado año, y en el último libro ‘Adrian Mole: The prostrate years’ -creo que no está traducido al castellano-, lo último que sabemos de Adrian es que le detectan cáncer de próstata. Pero lo cierto es que su idea no era dejarlo ahí, sino que cuando murió ya estaba trabajando en la continuación, una novela titulada «Pandora’s box’ donde el personaje seguía vivito y coleando.

10. Hubo una historia exclusiva con motivo de la boda real

Pero si bien no nos llegó el último libro, sí podemos leer el último texto protagonizado por Adrian Mole, escrito con motivo de la boda entre el príncipe William y Kate Middleton, en 2011, para el dominical The Observer.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...