Vladimir Nabokov

Como persona algo torpe en el aprendizaje de nuevas lenguas, siempre me han impresionado los autores que fueron capaces de escribir en una lengua distinta a la materna. Es cierto que en muchos casos se trataba idiomas que los escritores acabaron considerando el suyo (más allá de cual fuera la lengua en la que aprendieron a hablar o escribir), pero aún así, y aún sabiendo que tras muchos años en cualquier país uno (es esperable) domina esa lengua, sorprende hasta que punto podían expresarse en otro idioma. No solo que se sintieran cómodos, no solo que pudieran escribir con precisión, eran capaces de modelar dicha lengua a su antojo. Y crear obras maestras indiscutibles como ‘Lolita’ o ‘En el corazón de las tinieblas’. Hoy recogemos 10 de esos escritores que escribieron en una lengua que no era la suya materna.

1. Vladimir Nabokov

Este es uno de los ejemplos más claros, aunque hay que decir que en su casa, además de ruso, aprendió tanto inglés como francés desde pequeño, por lo que era prácticamente trilingüe (de hecho, se dice que sus primeras palabras fueron en inglés, debido a la influencia de sus institutrices). En todo caso, escribió una decena de novelas en ruso mientras vivía en Europa (su familia se exilió de Rusia antes de que él cumpliera los 20 años), pero se pasó al inglés poco antes de trasladarse a  los Estados Unidos.

2. Joseph Conrad

Otro ejemplo paradigmático, aunque en este caso todavía más sorprendente, porque Conrad sabía alemán, latín y griego, y hablaba perfectamente polaco (su lengua materna) y francés cuando decidió mudarse a Inglaterra y comenzar a escribir en inglés. Aprendió inglés relativamente tarde, y lo hablaba con un fuerte acento polaco (lo que le impedía dar clases en este idioma), pero todas sus novelas fueron escritas en inglés. Sobre el tema de los idiomas diría: «Oh, para escribir en francés tienes que conocerlo bien. El inglés es tan plástico… si no tienes una palabra, puedes crearla, pero para escribir en francés tienes que ser un artista». El polaco quedaba fuera de la ecuación, en teoría, porque así se alejaba de la literatura de su propio padre, que también había sido escritor.

3. Samuel Beckett

El escritor irlandés dejó su país definitivamente poco antes de la II Guerra Mundial para asentarse en París, porque, en sus propias palabras «Prefería Francia en guerra a Irlanda en paz». Aunque podía escribir tanto en francés como en inglés, después de mudarse a Francia la mayoría de sus obras les escribía originalmente en la lengua francesa (porque así le resultaba más fácil «escribir sin estilo»), aunque después se autotraducía él mismo al inglés.

4. Milan Kundera

Los libros más famosos de Kundera (como ‘La insoportable levedad del ser’) fueron escritos en checo, pero él se considera a sí mismo parte de la literatura francesa. Reside en Francia desde 1975, cuando se exilió de una República Checa comunista con la que cada vez estaba más en desacuerdo, pero no fue hasta los años 90 que comenzó a escribir en francés. Aún así, se trata de obras, según los críticos, menores, más cortas, y con una aproximación mucho más directa.

5. Emil Cioran

El filósofo rumano escribió la mayoría de sus escritos en francés, que era su tercera lengua después del rumano y el alemán. Residió en Paris casi ininterrumpidamente desde los años 40 hasta su muerte, en 1995, y escogió el francés, en parte, por razones pragmáticas -vivía y se movía en Francia-, pero no solo: «Si el idioma es el límite que confiere una identidad en el orden del espíritu, abandonarlo significa darse otro límite (finis), por lo tanto otra de-finición; en una palabra, cambiar de identidad».

6. Jack Kerouac

El nombre real de Jack Kerouac es Jean-Louis Kérouac, y aunque nació en Estados Unidos, lo hizo en el seno de una familia canadiense de habla francesa. No aprendió a hablar inglés hasta los seis años, y no se sintió cómodo en este idioma hasta bien pasada la adolescencia. Por eso comenzó a escribir ‘En el camino’ en francés, aunque decidió comenzar de nuevo desde el principio directamente en inglés. También en francés escribió varias obras de juventud inéditas.

7. Joseph Brodski

Otro autor ruso que se trasladó a Estados Unidos y comenzó a escribir en inglés, aunque en este caso siguió utilizando ambas lenguas hasta su muerte, tanto en poemas como en ensayos. Tiene un poema en el que describe los obstáculos que encontró para plasmar sus ideas y sentimientos en inglés, pero eso no le impidió hacerlo (ni ganar importantes premios por su trabajo).

8. Agota Kristof

La autora húngara, tuvo que huir de su país después de que fracase la revolución de 1956 frente a los comunistas, y por eso se trasladó junto con su marido e hija a Suiza. Allí empezó a estudiar francés con 21 años y ya dio sus primeros pasos en la literatura en francés, lengua en la que ha publicado toda su obra: poemas, teatro y novelas como ‘El gran cuaderno’.

9. Nancy Huston

La escritora canadiense comenzó escribiendo en su segunda lengua, el francés, después de mudarse a París para estudiar en la Universidad (pero ya se quedó allí toda su vida). Para Huston, la combinación de su dominio del francés (por haberlo estudiado) y la distancia que le daba el no ser una hablante nativa, le ayudaba a encontrar su voz en la literatura. También se traduce a sí misma al inglés, y escribió alguna obra en inglés, como ‘Plainsong’, aunque la mayor parte de sus trabajos son en francés.

10. Oscar Wilde

El escritor irlandés escribió prácticamente toda su obra en inglés, como ya sabéis. Sin embargo, durante su último año en París, escribió en francés la obra teatral ‘Salomé’, cuya representación se prohibió porque aparecían personajes bíblicos. No fue traducida al inglés hasta tres años después, por su amante Lord Alfred Douglas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...