Sylvia Beach hotel

Los hoteles temáticos están de moda, en un intento de aportar carácter y encanto a uno de los lugares más impersonales y asépticos que existen: las habitaciones de hotel.

De entre todos los hoteles temáticos, en Librópatas nos gustan especialmente los que están inspirados en la literatura, ya sea así, en general, o en una novela o escritor en particular. Quizá sea la forman que tengan de hacernos pagar el doble por una estancia que no deja de ser una cama, una mesilla y un armario, pero cuando lo hacen bien, apenas se nota. Aquí te dejamos 3 hoteles literarios que a todo amante de los libros le gustará visitar.

1. The Sylvia Beach hotel – Nye Beach (Oregon)

Para empezar, se llama Sylvia Beach en homenaje a la propietaria de la mítica librería parisina Shakespeare & Co (la original, no la que visitamos ahora). Para continuar no hay televisores, ni radios, ni wi-fi, ni nada que nos distraiga de la lectura. Para finalizar, las habitaciones se dividen en tres secciones (clásicos, best-sellers y novelas) y todas están dedicadas a un autor en particular (de Jane Austen a JK Rowling). Y lo mejor es que cuenta con una librería que hará que te dediques a leer y olvides que estás de turismo en Oregón ;-). En portada podemos ver la habitación dedicada al Dr. Seuss que no todo tiene que ser sobrio y serio en literatura.

2.  Le Pavillon des lettres – Paris (Francia)

le pabillon des lettres

En París podemos encontrar múltiples hoteles literarios (es una ciudad que da mucho juego), pero nuestro favorito es este, que consta de 26 habitaciones, cada una dedicada a una letra del abecedario, y a un escritor cuyo apellido comienza por dicha letra (comenzando por Andersen y finalizando por Zola). En cada habitación se da protagonismo al autor mediante citas diversas en la pared, y se fomenta nuestro amor a la literatura a través de un iPad cargadito de material de lectura.

3. El motel Hobbit – Waitomo (Nueva Zelanda)

Hotel hobbit

En Nueva Zelanda han sabido sacar mucho partido del hecho de que las películas del Señor de los anillos se rodaran allí.  Una de las pruebas es el motel hobbit, construído en el interior de una colina e inspirado claramente en el universo de Tolkien. Por supuesto, las habitaciones son más modernas y cómodas de lo que cabría esperar en un hogar para gente tan bajita.