Hemos visto muchas maneras de aprovechar diferentes espacios para convertirlos en bibliotecas o librerías. Hemos visto iglesias (unas cuantas), antiguos teatros, otra iglesia (y es la librería más bonita del mundo) o una que está al aire libre. Pero ¿qué ocurre cuando por desgracia cierran las librerías (o las bibliotecas) con los lugares que ocupaban? Muchas veces cambian de negocio sin que quede huella de su pasado. Otras, como ocurre con este restaurante, se integran en su nueva identidad. En el caso del restaurante Book, en Oporto, no solo le ha dado nombre al nuevo negocio sino que además ha dejado su huella en todas partes.

Book era, hasta hace unos años, una antigua librería, la Livraria Aviz, que vendía libros y material de papelería en una de las calles céntricas de Oporto. La librería cerró, pero su local y su espíritu fueron ocupados por este restaurante. Se mantienen los rótulos luminosos de la librería y se mantienen los libros. Hay libros en la estantería gitantesca que cierra el local, pero también los hay sobre las mesas, en una caja fuerte en la entrada del local e incluso colgando del techo en la zona de la barra de bar, donde unos sillones muy apetecibles invitan a leer.

Los libros no solo están en la planta superior  y a la vista sino que también llegan a la parte baja – y no a la vista – donde están los baños. Para saber a qué baño debes ir, tendrás que leer los nombres de los autores de los libros que han pegado en la pared al lado de cada una de las puertas de los baños.

Al mediodía, al menos en fin de semana, tienen brunch, pero por las noches hay comida a la carta. Podéis ver el contenido en su web, donde han dividido los diferentes platos como si fuesen capítulos de un libro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...