Haley Richardson es la mujer que no lleva sombrero

Haley Richardson es la mujer que no lleva sombrero

La vida de las cuatro mujeres con las que Ernest Hemingway fue muy diferente y es el material para una – o varias – buenas novelas. La última en abordar la experiencia de lo que pudo haber sido estar casada con el escritor estadounidense es Mrs. Hemingway, de Naomi Wood, un libro protagonizado por las cuatro esposas de Hemingway.

El libro está dividido en cuatro partes, cada una de ellas protagonizada por cada una de las mujeres del escritor. Todas empiezan en el momento en el que la relación está pasando por su peor momento, para remontarse al comienzo de la historia de amor con Hemingway de cada una de ellas. No se trata de una biografía, sino de una novela, aunque su autora se ha basado en cartas y documentos de la época para aproximarse a los sentimientos reales de sus protagonistas y a los hechos. Pauline Pfeiffer es, por cierto, la favorita de Wood, quizás por el hecho de que es quien siempre ha caído peor a los especialistas.

Pfeiffer fue la segunda esposa de Hemingway, a quien conoció cuando este vivía en París con su primera esposa, Hadley Richardson. Hadley era una muchacha de pasado enfermizo, que conoció a Hemingway en casa de una de sus mejores amigas. Se casaron tras un año de noviazgo y se fueron juntos a París, donde esperaban que la vida fuese más barata. Allí nació el primer hijo del escritor y el único de la pareja y juntos pasaron – bastantes – penurias económicas.

A Richardson ya la retraron en una novela. Mrs. Hemingway en París , de Paula McLain, se centra en esos años del primer matrimonio, desde el punto de vista de Hadley. La novela había sido un cierto éxito hace unos años y la publicación de Mrs Hemingway vuelve a ponerla – en cierto grado – de moda. Hadley fue abandonada por una de sus amigas, tras siete años de matrimonio. Pauline Pfeiffer era una joven de una familia acomodada, que había trabajado en diferentes revistas femeninas, como Vanity Fair o Vogue. Para estos últimos era para quienes trabajaba cuando llegó a París y se encontró con los Hemingway. Pauline era de una familia profundamente católica, así que el escritor tuvo que convertirse antes de casarse con ella. Juntos tuvieron dos hijos, aunque su matrimonio no fue mucho más largo que el primero. 

A Pauline Pfeiffer – al menos – Hemingway no la dejó por una de sus amigas. Mientras cubría la Guerra Civil española, Hemingway se enamoró de Martha Gellhorn, una periodista y escritora estadounidense que es la más popular de todas las esposas del escritor. Es lógico, ya que Gellhorn es famosa por sus propios méritos. Fue una de las corresponsales estadounidenses más importantes del siglo XX y publicó libros de ficción y no ficción. El matrimonio de Martha Gellhorn y Ernest Hemingway fue el más corto de los del escritor. Solo duró hasta el final de la II Guerra Mundial.

Tras ella, Hemingway se casó con  Mary Welsh Hemingway, también periodista, matrimonio que duró hasta el suicidio del escritor. Mary Welsh fue la ejecutora testamentaria del legado literario del escritor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...