William Faulkner

Ayer William Faulkner estuvo de cumpleaños. Y como esos amigos que solo recuerdan los cumpleaños cuando ven que todo el mundo ha escrito en el muro de Facebook de sus amigos, vamos a celebrarlo hoy. Un día después. Pero lo hacemos con una de esas cosas pequeñas y divertidas de la intrahistoria de la literatura que tanto nos gustan. William Faulkner tuvo una compañía de seguros que aseguraba a las pobres chicas a las que les dolían los pies después de tanto bailar o a los pobres chicos a los que les rompían el corazón. Bueno, algo así.

Clic para ver en grande

william faulkner seguros

El anuncio apareció en The Mississippian, el periódico de la Universidad de Mississipi en la que estudiaba Faulkner, el mismo que luego se haría escritor famoso y que en ese momento era el presidente de la The Bluebird Insurance, la sorprendente compañía de seguros que firmaba este anuncio. Falkner era su apellido real (se convirtió en Faulkner por un error de imprenta en uno de sus primeros libros y así quedó para siempre) Por supuesto, la empresa era una parodia y todo era una broma, aunque los anuncios aparecieron más veces y en otros periódicos.

No está claro, como explican en The Paris Review,  si Faulkner era parte activa de la broma o pasiva. Quizás el escritor fue uno de los que redactó el anuncio. O quizás su nombre fue incluido sin su permiso en ellos con el impresionante cargo de presidente. En uno, de hecho, se meten con él y con el poco interés que ponía en su trabajo como cartero en la universidad.

Presidente de una compañía de seguros falsa no fue el único trabajo que tuvo Faulkner. Además de cartero (y aprovechaba para leer las revistas antes de entregarlas), también fue pintor, periodista o guionista. 

Foto