retrato_de_colombine_-_julio_antonio_rodriguez_hernandez

Resulta bastante sorprendente que Colombine sea una figura tan olvidada y tan desconocida para el gran público e incluso para el público altamente especializado y a quien, sin duda, deberían hablarle de ella. Durante la carrera, mientras estudiaba Periodismo, nadie mencionó jamás a esta mujer (ni tampoco, para el caso, a Magda Donato, aunque sí se habló largo y tendido de periodistas – hombres – que hicieron lo mismo que ella décadas más tarde y que simplemente tuvieron mejores relaciones públicas), a pesar de que Colombine bien merecía ser no solo mencionada sino también estudiada en profundidad.

Carmen de Burgos, Colombine, fue, al fin y al cabo, la primera corresponsal de guerra en España y una de las primeras mujeres periodistas que escribieron desde el frente sobre una guerra en los periódicos españoles. Colombine fue, además, una de las mujeres más influyentes del primer tercio del siglo XX en España y la protagonista de una biografía (que aún está por escribir en uno de esos libros que bien merecen llegar a las mesas de novedades) bastante fascinante.

La periodista nació en 1867 en Andalucía y se casó muy joven, como al final se esperaba que hiciesen las muchachas de la época. Como muchas de esas muchachas, el matrimonio resultó una apuesta infeliz y la relación con su marido no muy buena. Pero, a diferencia de esas muchas muchachas, Carmen de Burgos decidió tomar el control de su propia vida: dejó a su marido, se sacó el título de maestra y empezó una nueva vida con la única hija que había sobrevivido de los cuatro que tuvo con su marido. Ya por ello Carmen de Burgos sería una figura muy interesante de la España de la Restauración, pero lo cierto es que la cosa no acaba ahí. Además de ganarse la vida como maestra, Carmen de Burgos empezó a ganarse la vida como escritora y como periodista, empleando diferentes pseudónimos de los que Colombine (el nombre de una de las figuras de la Commedia dell’Arte) fue el que se hizo más popular.

Y así fue como Colombine se convirtió en una autora leída e influyente. En su vida personal, Carmen de Burgos también fue bastante adelantada a su tiempo (o al menos muy diferente al modo en el que nos imaginamos la vida amorosa de nuestras bisabuelas) y empezó una relación con Ramón Gómez de la Serna que duró muchos años (y que acabó con un giro digno de telenovela – y un escándalo-  cuando él le puso los cuernos con la hija de ella…). A diferencia de otras muchas mujeres de esa época, Colombine no cayó olvidada en el exilio. La escritora murió en 1932, tras intervenir en un acto político (era una mujer muy comprometida con la República). Tras su muerte, fue cayendo progresivamente en el olvido.

ellas-y-ellos-o-ellos-y-ellasEn los últimos años, sin embargo, se han producido varios movimientos para recuperar a las mujeres olvidadas de principios del siglo XX (véase, por ejemplo, todo lo que ha ocurrido con las Sinsombrero) y las editoriales están volviendo a publicar muchos más libros de estas autoras o sobre estas autoras. Una de las últimas novedades que han llegado al mercado está protagonizada por Colombine. Huso acaba de publicar Ellas y Ellos o Ellos y Ellas. Novelas cortas de Carmen de Burgos, Colombine. La mayor parte de las novelas cortas seleccionadas para el tomo fueron publicadas entre finales de la década de los 10 y los primeros años de la de los 20, con una única historia (y quizás la que tiene un final más esperanzador) que es de 1931.

Las historias alternan entre lo muy melodramático (muy del gusto de la época, un poco más difícil de consumir hoy), la captura de las costumbres y lo altamente mordaz (las mejores, como por ejemplo ocurre con Los huesos del abuelo). Pero sean como sean todas las historias de Ellas y Ellos o Ellos y Ellas sirven para comprender mucho mejor cómo vivían las mujeres a principios del siglo XX en España y cuáles eran los problemas a los que tenían que enfrentarse. Colombine no hace una selección temática inocua: sus novelas cortas son una manera más de transmitir ciertas ideas. En origen, estas novelas se publicaban en las colecciones de novela corta que circulaban entonces por España y que eran muy populares (había muchísimas, se publicaban muchos títulos y se leían esos títulos). Colombine, creando historias que encajan con lo que buscan esas colecciones, invita a los lectores a reflexionar sobre el papel de la mujer y sobre las injusticias a las que tenía que enfrentarse.

Para el lector actual, sus novelas cortas (y la selección que de ellas hace Baby Rivero, la editora de la antología que acaba de publicar Huso) son un primer punto de partida para conocer a una mujer sobre la que, cuando se llega al punto final, se quiere saber mucho más.

Retrato de Colombine, Wikimedia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...