Todos conocemos la novela ‘El viejo y el mar ‘, una de las obras más famosas de Ernest Hemingway, en la que nos cuenta la lucha de un viejo pescador por volver a puerto con un buen pescado (tras muchos días de mala suerte). Lo que quizá no supiéramos es que entre las múltiples adaptaciones cinematográficas de la historia, se cuenta una pequeña joya.

Es el corto de título homónimo (‘El viejo y el mar’) de Aleksandr Petrov que ganó (entre otros muchos premios) en 1999 el Oscar a mejor corto de animación, y que se realizó mediante la técnica de pintura al óleo sobre cristal. Petrov y su hijo tuvieron que pintar un total de 29000 imágenes, lo que les llevó más de dos años. ¡El resultado es impresionante y muy evocador, por eso compartimos el corto aquí debajo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...