Ramon y Cajak

Santiago Ramón y Cajal es uno de los científicos más importantes de la historia de España y además es el autor de un libro de sueños con una historia más que fascinante que el año pasado fue publicado en España por Biblioteca Nueva y que ahora acaba de ser publicado en Estados Unidos (lo que ha hecho, curiosamente, que descubramos su existencia). Los libros de sueños son cuadernos en los que las personas apuntan lo que han soñado, ya sea porque quieren analizarlo o porque desean recordarlos y guardarlos como una curiosidad. El de Ramón y Cajal tenía además una voluntad científica.

El científico era muy crítico con Sigmund Freud y su teoría de la interpretación de los sueños. «La mayor parte de los sueños consisten en restos de ideas, no conectadas o unidas de forma rara, algo como un monstruo absurdo sin proporciones, armonía o razón», defendía, tal y como recuerdan ahora en un artículo en Nautilus en el que se pueden leer algunos de esos sueños. Según sus teorías, y según apuntan en la revista, los sueños se producían en áreas poco usadas de la corteza cerebral, que se rejuvenecían con esa actividad.  Por tanto, los sueños eran parte de la actividad neuronal y no una llave para entender nuestra psyché.

Así que Ramón y Cajal empezó a apuntar sus sueños de forma sistemática, decidido a convertirlos en material para un libro antiFreud. Empezó en 1918 y no dejaría de hacerlo hasta poco antes de su muerte, cuando entregó el material y unas notas a un amigo. El científico murió en 1934 y el libro acabó viéndose afectado por la Guerra Civil. En un primer momento, se pensó que su libro de sueños se había perdido, aunque lo cierto es que partió con quienes lo custodiaban al exilio. En 2014 fue recuperado como Los sueños de Santiago Ramón y Cajal. Los sueños estaban acompañados de notas del científico sobre ellos.

¿Qué soñaba Ramón y Cajal? Algunos de sus sueños (descubiertos vía Nautilus) resultan bastante similares  a los de todo el mundo y otros muy concretos a lo que su vida era.

Estoy en una fiesta del cuerpo diplomático y se me caen los pantalones

Para entender el siguiente sueño hay que tener en cuenta parte de la vida privada del científico. Su quinta hija, Enriqueta, murió a los seis años, de meningitis. La noche de su muerte, su esposa Silveria llamó gritando que la niña se moría mientras el científico permanecía pegado – y ajeno a todo – al microscopio.

Paseo por la playa (¿Santander?) y me caigo al agua con una de mis hijas pequeñas en brazos. Lucho contra las olas, casi me ahogo, a pesar de que toco el rompeolas. La pesadilla me despierta.

Sobre el siguiente sueño, Ramón y Cajal señala que el sueño es inconsistente, porque el libro se publicó tiempo atrás y que no quiere reeditar. Añade que le duele la cabeza por la corrección de tantos errores. «No puede ser explicado por Freud», dice, ya que el sueño no es más que un recuerdo distorsionado de algo hecho en el pasado.

Me encuentro en una imprenta corrigiendo copias de un libro sobre la regeneración. Descubro que faltan muchas letras, que no hay preposiciones y que las sílabas saltan de una línea a otra. Estoy sorprendido y avergonzado de todos estos errores.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...