Alguna vez hemos hablado ya en Librópatas de Oliva Sabuco, una de las pioneras de la filosofía y de la medicina en España. Nacida en 1562, Sabuco publicó un libro a los 25 años, Nueva filosofía de la naturaleza a del hombre, no conocida ni alcanzada de los grandes filósofos antiguos, que su padre intentó apropiarse luego (para poder sacar réditos del texto) y que se ha convertido en uno de los ejemplos del expolio científico a las mujeres en la historia de la ciencia (y la filosofía también) en España. El libro es además muy interesante, como nos explicaba una vez la científica Adela Muñoz, porque rompe con muchos de los tabúes de su época.

Oliva Sabuco va a ser ahora homenajeada en una botella de vino con un packaging especialmente llamativo. El packaging ha sido diseñado por la agencia I Am a Rock para la compañía La Portadora (que no tienen web activa, pero sí Facebook).

En su Facebook explican: “Los vinos de La Portadora cuentan historias. Porque en el pasado muchas mujeres hicieron historia, pero esta historia no se contó al mundo a lo grande”. El packaging de cada uno de sus vinos está dedicado a una mujer de la historia a recuperar. (Y de hecho en un primer momento el nombre de la marca iba a ser La Invisible Vinos)

Oliva Sabuco es una, pero Ada Lovelace y Marianne Mozart son las otras dos. Lovelace fue hija del poeta Lord Byron, lo que se convirtió durante años en el motivo por el que aparecía en los libros de historia. Pero Ada Lovelace es una de las grandes pioneras de la informática y por tanto una de las mujeres a reivindicar en la historia de la tecnología. Lovelace, que fue educada en un estricto régimen de ciencias y matemáticas por una madre que no quería que fuese poeta como su padre, es la desarrolladora del primer código de programación de la historia.

Cada una de estas mujeres se convierte en una silueta que ocupa el exterior de la botella. Cada vino incluye, además, su historia. 

Fotos La Portadora, Iam a Rock, Graffica

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...