Uno se suele imaginar a los escritores como seres delgaduchos sin pizca de músculo. Con gafas, por supuesto. Y con cierto desdén hacia el aire libre, el deporte, y las actividades saludables en general. ¡Pero nada más lejos de la realidad! Ya vimos el otro día que Albert Camus o Arthur Conan Doyle jugaban como porteros en equipos profesionales de fútbol, y sin llegar tan lejos, muchos son los que disfrutaban jugando al tenis, el cricket, el rugby o cualquier otro deporte.

Y para el que no nos crea, aquí tenemos 15 fotos que lo prueban.