Hace poco hablamos de famosos autores que escribían en la cama, e incluso los que no lo hacían, probablemente sí la usasen para leer, descansar e (indudablemente) dormir. Ahora que ha llegado el otoño y con él los días más cortos y la mayor dificultad para salir de la cama por las mañanas, repasamos algunas fotos en las que nuestros escritores preferidos reposan en horizontal (y en muchos casos, con un libro o pluma en las manos). Ya sabéis, solo por alimentar vuestro yo voyeur.