Antes o después, en la vida de todo librópata llega ese momento de pánico en el que se da cuenta de que no le caben más libros en casa. Porque sí, todos soñamos con tener una amplia biblioteca en nuestra mansión con estanterías  infinitas que llegan al techo tras las cuales se ocultan nuevas estanterías infinitas donde almacenar todos los ejemplares del mundo. Pero a la hora de la verdad, puede que nuestro apartamento no tenga más de 40 metros cuadrados o que estemos ya en la tesitura de tener que elegir entre un miembro de la familia o más libros.

Por supuesto, deshacerte de tus libros -especialmente de los que menos te gustan- es una opción dolorosa, pero práctica. Pero si aún no te sientes preparado, aquí tienes algunas ideas pare permitir que los libros pueblen cada centímetro libre de tu casa.

1. En baldas

guardar libros sobre puerta

Foto | Midnight Friday

¿Seguro que no te caben más estanterías? ¿Incluso si prescindes del sentido común y del sentido del gusto? Puede que ya no te queden paredes libres, pero siempre hay algún pequeño rincón donde cabe una balda. Un espacio que suele estar desaprovechado es que el queda sobre el dintel de la puerta, pero también esquinas complicadas o la zona más cercana al techo. Busca, que encontrarás.

 2. En la cama

guardar libros en la cama

Foto | Welcome to nursing hello

Nadie quiere tener sus libros ocultos, pero cuando no caben, hay que tomar decisiones radicales, como por ejemplo, guardarlos bajo la cama. Eso sí, nada de meterlos sin orden ni concierto, simplemente para que acumulen polvo; compra unos cajones extraibles con ruedas, y ten acceso a ellos siempre que quieras. ¡Y no te olvides del cabecero, que también puede dar mucho juego!

3. En muebles muy funcionales

Ideas para almacenar libros

Foto | Dwell

Los muebles versátiles y multifuncionales son tendencia (por decir algo positivo), y aquí hablamos, en concreto, de aquellos que incluyen almacenaje. No solo una mesa de centro con una balda inferior, o un banquito que es en realidad baúl, sino que también puedes encontrarás sofás que incluyen una pequeña estantería inferior con la que mostrar tus títulos favoritos.

4. En un carrito con ruedas

carrito con libros

Foto | Apartment Therapy

¿Sabes la típica camarera para la cocina donde guardas la fruta, o el carrito del baño en que metes todos los cosméticos? ¡Ese es el mueble perfecto para almacenar libros en espacios pequeños! Y es que al contar con ruedas, lo puedes poner en cualquier estancia, aunque estorbe un poco, y moverlo para pasar, para limpiar o cuando necesitas simplemente desabarrotar la habitación. ¡Perfecto!

5. En todas las habitaciones

Baldas para libros

Foto |Mamamia

Evidentemente, hay cuartos como la cocina, el baño o el balcón donde las condiciones no son las idóneas para mantener en buen estado los libros, aunque en caso de necesidad, pueden llegar a servir. Pero la entrada o los pasillos no presentan estos inconvenientes, y son muchas veces espacios libres de libros. Si el problema es la estrechez, pasa deguar estantes tradicionales y apuesta por baldas muy finitas, donde no cabrán tus ejemplares de canto, pero sí podrás mostrar tus títulos favoritos a modo de exposición. Perfecto para los ejemplares grandes y más vistosos.

Foto de portada | Hus&Hem

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...