Jory Enck

Es cierto que a uno no se le ocurre cómo evitar que un usuario de una biblioteca pública se quede un libro o se olvide de devolverlo, pero ser arrestado por eso parece, a todas luces, excesivo.

Sin embargo eso es lo que le ha pasado a Jory Enck en Copperas Cove, una ciudad en el centro de Texas. Al parecer, el hombre llevaba 3 años con un libro de la biblioteca municipal, y había hecho caso omiso a diversos avisos de la biblioteca para que devolviera el libro; eso le valió pasar unas horas en la cárcel -y tendrá que enfrentarse en los próximos meses a un juicio-. El juez municipal explicó que en este tipo de situaciones se libera a la persona en cuestión a cambio de una fianza de 200 dólares, y también que no es la primera vez que se detiene a alguien por no devolver un libro a tiempo.

Y es que en esa ciudad se aprobó hace cuatro años una ordenanza municipal que permitía proceder al arresto de aquellos clientes de bibliotecas que acumularan un retraso de más de 90 días, y que no respondiera a las llamadas y emails de advertencia. El objetivo era recuperar el dinero invertido en remplazar los libros perdidos. Se trata de una decisión que divide a la población, pues hay quien considera que ser arrestado por olvidarse de devolver un libro es mucho más que desproporcionado.

Vía | FoxNews