800px-joan_baez_and_bob_dylan

Es un hecho conocido que, tras anunciarse que un escritor se lleva el Premio Nobel de Literatura, se produce un fenómeno masivo en las librerías de todo el mundo. Los libreros preparan estantes especiales con los libros del escritor galardonado (y maldicen al dios de las editoriales y de las traducciones cuando ese escritor tiene poco fondo en su idioma o fondo difícil de localizar), los lectores acuden en masa y se hacen con aquel y aquel otro libro de ese escritor y de pronto, incluso si era uno de esos autores minoritarios que pocos conocían, las ventas de su obra se disparan. Aunque el camino no ha sido exactamente el mismo, algo similar ha ocurrido tras conocerse que el Premio Nobel de Literatura de 2016 iba a parar a Bob Dylan. La reproducción de sus canciones se ha disparado y las escuchas de las mismas han vivido picos.

Por ahora, solo tenemos datos de Spotify, pero ya sirven para ver el fenómeno. Según los datos de la plataforma musical, las escuchas de las canciones de Bob Dylan crecieron (y en número corresponde solo al día exacto en el que se anunció el Nobel) en un un 512%. Los datos son globales, lo que demuestra que el pico de interés ha abarcado a todo el mundo. De algunos temas concretos hay datos mucho más exactos. Según los datos de Spotify, las reproducciones de Like a Rolling Stone han subido en un 258%.

De todos modos, en este caso, el autor ya era muy popular antes del Nobel (y no como ocurre, a la inversa, con otros galardonados). En Spotify, de media, le escuchan al mes 4 millones de usuarios y, si se sumasen todas las veces que una de sus canciones se reproduce solamente en esa plataforma, ya se habrían escuchado el equivalente a 5.040 años de música. 

Foto Bob Dylan y Joan Baez, de Rowland Scherman, foto de dominio público vía Wikimedia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...