Las reglas de ortografía son algo complejo y complicado, tanto que deberían ser simplificadas o directamente ser cambiadas por unas más fáciles. Es algo que posiblemente ha pensado todo escolar en algún momento, harto de tener que diferenciar para poner tildes o de encontrar tachones en rojo en sus exámenes, pero también es algo que han visualizado no pocos expertos a lo largo de los siglos, determinados a encontrar reglas más fáciles y más universales que ayudasen a los ciudadanos a aprender a leer y a Gonzalo Correas ya perfiló su propia ortografía en el siglo XVII, una que intentaba eliminar las ph y las che para lo que hoy usamos como f y como c. De hecho, él se autopresentaba como Gonzalo Korreas, katedrático de la Universidad de Salamanka. escribir de una manera más simple (y quizás hacer así los conocimientos mucho más universales). Korreas no tuvo nada de éxito con su propuesta, que no cuajó.

A principios del siglo XX, una escritora española intentó lanzar su propuesta alternativa de ortografía. Agustina González lanzó su Idearium futurismo en 1917. Lo de futurismo no está tan ligado con la vanguardia del mismo nombre como con la idea de que es una manera de escribir de futuro. “El sistema futurista de eskribir resuelbe las difikultades ortográfikas por lo mismo ke simplifika la Ortografía”, escribe González en el arranque de su libro (también, por cierto, vuelve loco a Word, que no entiende qué está ocurriendo con la persona que escribe). “Siendo mi labor altamente desinteresada, plenamente konsebida, eskribo más bien para el siglo veintiuno ke para mil nuebesientos diecisiete”, dice.

El libro de González “ba todo eskrito en futurismo”, una muestra clara de que se puede hacer y que se logra leer sin problemas (y escribir también de la misma manera). Básicamente, la norma del ideario apunta a que las consonantes “c, h, qu, v, x, y, z” quedan “suprimidas”. “La lektura es klara lo mismo ke kon el sistema ortográfico antiguo”, dice, pero haciendo que los que escriban puedan centrarse en la gramática y la retórica y no en la ortografía. La escritora cree que de este modo sería más fácil escribir en español y que además se podría centrar la persona que escribiese más en el contenido.

Agustina González sabe también que su idea no es exactamente nueva. Ella no hace referencia a Gonzalo Correa, pero sí a “don Bartolomé José Gallardo y don Calletano Alberto de la Barrera”, que intentaron modificar, nos explica, la ortografía quitando algunas letras. La propia escritora había visto los manuscritos de estos dos autores en el despacho del director, entonces, de la Biblioteca Nacional, Francisco Rodríguez Marín.

Su Idearium no solo tocaba la ortografía, sino que también daba más ideas para una vida futura mucho mejor y más, o eso creía la escritora, justa. El texto apareció reseñado en 1917 en el ABC y en La correspondencia de España, aunque no tuvo mucha más trascendencia y se quedó en una propuesta más que buscaba – sin éxito – hacer el castellano más fácil.

“La impresión de que quizá el Idearium Futurismo se trata del texto más lúdico es solo inicial: bajo su apariencia desenfadada late un noble propósito, el de educar a la población mediante un sistema de abecedario reducido que resulte más fácil para el aprendizaje de la lectura y la escritura”, me explicaba por correo electrónico Gema Nieto, la editora de la colección de Ménades Editorial que acaba de recuperar el texto. “Se trata de una simplificación ortográfica con la que la autora se adelantó casi un siglo al lenguaje de los móviles y con la que puso de manifiesto, de nuevo, su compromiso con la educación de las masas y la erradicación del analfabetismo”, añade.

El Idearium forma parte de la obra Clemencia a las estrellas, una recopilación de textos de Agustina González que publicaba a principios de verano Ménades Editorial en su colección Olvidadas. La publicación de ese texto no solo sirve para descubrir esta propuesta de ortografía alternativa, sino también para descubrir a una escritora con una vida fascinante y rompedora.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...