Leer en kindle

Si sientes que no acabas de concentrarte cuando lees en pantalla no creas que es porque eres un antiguo, porque no te adaptas a los nuevos medios o porque descansa un ludita presto a tirar Kindles por la ventana dentro de ti. Al parecer, le pasa a todo el mundo, incluso a aquellos que son ya nativos digitales.

Al menos esa es la conclusión de varios estudios que se han realizado sobre el tema. La semana pasada Anne Mangen, de la Universidad Stavanger de Noruega, presentó un estudio sobre el impacto de la digitalización en la experiencia de lectura. Para ello, realizó un experimento con 50 lectores, a los que les dio una misma novela de misterio para leer. La mitad de ellos la leyeron en papel, y la otra mitad, en un Kindle. Los primeros, fueron capaces de reconstruir posteriormente los hechos en orden cronológico adecuadamente, mientras que entre los segundos,era mucho más habitual desordenar dichos hechos.

Para los investigadores, el tacto y la consistencia del Kindle (e imagino que es extrapolable también a otros e-readers) no proporciona la misma ayuda para la reconstrucción mental que un libro impreso: «Cuando uno lee en papel puede sentir bajo los dedos una pila de hojas que va aumentando a la izquierda y disminuyendo a la derecha, tienes un referente táctil del progreso, además del visual. Las diferencias respecto a los lectores de Kindle pueden deberse a que el texto está fijo en el papel, y a medida que pasas las páginas, se va revelando gradualmente la historia, y así hay hay una especie de descarga multisensorial, con el tacto apoyando a la vista a medida que vas leyendo. Esto puede proporcionar al lector mayor solidez a su percepción del desarrollo del texto, y por lo tanto de la historia».

En un estudio anterior realizado por ese mismo equipo de investigación se habían analizado las diferencias de percepción al leer una historia desagrable sobre papel o en iPad. Los lectores de papel, en esa ocasión, había puntuado más alto en empatía, inmersión y coherencia narrativa. Sin embargo, en el último estudio, solo encontraron diferencias en ese último factor, tal y como explicábamos antes.

Y un dato más. Otro estudio realizado en Noruega el pasado año con niños de 15 años (a los que se les dio un texto o bien en papel o bien en pdf, y se les hizo después una serie de preguntas sobre el mismo) concluyó que la lectura en papel favorecía mejores resultados en comprensión lectora. Lo que muestra que el problema no tiene que ver con lo analógico que uno sea.

La investigadora Anne Mangen preside en la actualidad una red intereuropea de investigación sobre la lectura digital. Su objetivo es (entre otros) poder proporcionar conocimiento empírico a los editores sobre cómo publicar determinados contenidos. Así, una novela ligera se podría  vender en formato digital, pero un manual de estudio sería mejor ofrecerlo en papel.

Además Mangen se muestra preocupada por el hecho de que la concentración durante la lectura parezca estar disminuyendo: » la cantidad de tiempo dedicado a la lectura de textos largos está en declive, y debido a la digitalización, la lectura es cada vez más intermitente y fragmentada. Hay evidencias empíricas de que los dispositivos de pantalla pueden tener un impacto negativo en los aspectos cognitivos y emocionales de la lectura».

La verdad es que visto así parece un poco tremendista, pero yo debo reconocer que para estudiar prefiero mil veces poder pasar físicamente las páginas. ¿Y tú, notas que al leer en eReaders  disminuya tu concentración?

Vía | The Guardian

Foto | Zhao!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...