Ada_LovelaceGR

Ada Lovelace fue el producto de una larga lista de matrimonios de cazadores de fortunas. Su abuelo, Mad Jack, o Jack el loco, se casó con una heredera escocesa, puesto que era un segundo hijo de la nobleza, viudo y ahogado por las deudas. Se fue a Bath a finales del siglo XVIII, ya que como cuenta en Ada’s Algorithm James Essinger, esa era el mejor lugar para que los nobles arruinados encontrasen a una esposa rica, y consiguió que una rica heredera se enamorase perdidademente de él. Se casaron y en un año John Byron, que era el nombre real del conocido como Mad Jack, despilfarró el grueso de la fortuna de su mujer, dejándola sin 22.000 libras esterlinas (al cambio de hoy, según el autor, unos 35 millones de libras o, en euros, unos 50 millones de euros) y sin mucho futuro. Del matrimonio, además de deudas, nació un hijo, George Gordon Byron. Este Byron se convertiría en el heredero de su tío cuando este murió y por tanto en Lord Byron a los 10 años. Pero, a pesar de los esfuerzos de su madre, seguiría una vida de bastante desenfreno, tanto que con veintitantos años ya estaba lleno de deudas y, como su padre, necesitaba a una heredera.

La escogida (y no después de probar suerte con otras herederas) fue Anna Isabella Milbanke, una rica heredera con una gran formación (tenía grandes conocimientos de matemáticas) y quizás un poco pedante (el propio Byron la bautizó como la princesa de los paralelogramos y según Essinger no fue de forma cariñosa). Se casaron en 1815, porque no solo Anna Isabella (Annabella en la familia) tenía una gran dote sino que además iba a heredar la fortuna de uno de sus tíos. Los padres aun así no las tenían todas con ellos y la dote no fue entregada de forma inmediata. La muerte del tío sí lo fue, pero desentrampar las cuestiones legales y hacerse con los bienes era algo que requería al menos una década de trabajo. Byron no vio nada de dinero tras casarse y sus deudas, sin embargo, no paraban de crecer.

La madre de Byron estaba muy enamorada de su marido y tardó en ver la realidad. Annabella no tanto. Un año después de casarse, cogió a la única hija del matrimonio, la pequeña Augusta Ada, y huyó a casa de sus padres. Lord Byron era popular por su vida desenfrenada y Annabella no quiso saber mucho más de él (después de eso y durante el proceso, Byron se estaba convirtiendo, gracias a sus poemas y a su vida escandalosa, en uno de los hombres más famosos de su época, una celebrity de las que salían en todos los periódicos de escándalos – que ya había – y que cosechaba muchedumbres en la puerta de su casa para ver qué hacía). La pequeña Ada nunca más volvería a ver a su padre. Tenía entonces un mes.

Lady Byron tenía mucho miedo a que su hija se convirtiese en la viva imagen de su padre, en que heredase el toque de excentricidad y escándalo de los Byron, así que decidió atajarlo rápidamente. La educación de la pequeña Ada Byron (que después se convirtió en Ada Lovelace por matrimonio) fue diseñada rápidamente por su madre para que la convirtiese en una persona racional y científica: nada de poesía y nada de desvaríos de la imaginación para la pequeña Ada. Ella tendría una mente completamente racional.

En Ada’s Algorithm se pueden encontrar las rutinas escolares de la pequeña, que fue educada en casa por una serie de tutores e institutrices (a los que Lady Byron pagaba auténticas cantidades de impacto si creía necesario asegurarse a un buen profesor). Como cuenta  Essinger en su libro, la infancia de Ada fue bastante solitaria y la pasó rodeada de personas mayores, adultos que no siempre eran simpáticos y agradables para una niña.

Su educación empezó cuando tenía 4 años. En 1824, cuando tenía 8, trabajaba durante horas. Sus clases se repartían entre música, de 10 a 11.15; lectura en francés, de 11.15 a 11.30; aritmética, hasta las 13.30; lo que en la rutina llaman trabajo, que empezaba tras eso; volvía a música a las tres y cuarto y luego hacía ejercicios en francés de las 4.30.

A lo largo de su infancia, Ada estudió historia, literatura, francés, italiano, latín, griego, dibujo y pintura. Y por supuesto estudió muchas ciencias y matemáticas: la adulta Ada será un genio de las matemáticas y se convertirá en una pionera abriendo el camino para la moderna informática. De pequeña aplicaba sus conocimientos de ciencias y matemáticas a cosas más cercanas a lo que le interesaba: tras un tour por Europa con su madre y su institutriz y de vuelta a Inglaterra, la joven Ada, de 11 años, estaba obsesionada con encontrar la fórmula para volar. Estuvo observando pájaros (incluso un cuervo muerto) y haciendo cálculos matemáticos para encontrar la manera de diseñar unas alas que le permitiesen alzar el vuelo, a pesar de que su madre (por carta) le decía que no debería perder el tiempo en algo semejante.

La disciplina académica de la niña era muy estricta y Ada sabía que su madre esperaba mucho de ella. Su día a día se articulaba además en base a un sistema de cheques o tickets. Tanto cuando se portaba bien como cuando se portaba mal recibía un ticket, que luego era canjeado por recompensas o castigos. Los tickets podían desaparecer (Lady Byron se los confiscaba al completo) si consideraba que Ada no cumplía con las expectativas puestas en ella. A lo largo de los años de su infancia, Ada le escribirá a su madre casi a diario (su madre era bastante hipocondríaca y dejaba a Ada sola muchas veces para irse a hacer curas a diferentes lugares para sus diferentes males), incluso en idiomas que no son el suyo (se conservan cartas de su infancia en francés o en alemán) contándole todo lo que ha hecho durante el día.

Con su padre, Ada Byron no tuvo relación. Aunque desde su exilio continental él preguntaba por ella (sobre todo a través de su hermanastra, Augusta), Ada nunca recibió una carta de su padre ni tampoco le contaron mucho sobre él. En la casa de Lady Byron, Lord Byron era tema tabú. Aunque pueda parecer sorprendente, Lord Byron tampoco quería que su hija tuviese un temperamento poético y artístico como el suyo. Al morir, según Essinger, dijo “pido a los dioses que la hagan cualquier cosa menos poética, es suficiente con tener un loco de esos en la familia”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...