Llega la temporada del premio Nobel, llega la temporada de las apuestas (aunque confesamos que este año nos parece que las porras para el premio Nobel de Literatura están más calmadas que nunca). Aunque hasta el próximo jueves 10 de octubre, a la 1, no se sabrá quiénes son los ganadores del premio Nobel de Literatura (que recordemos que este año serán dos y no uno), a todo el mundo le gusta hacer de pitonisa y adelantarse al nombre oficial, con predicciones que señalan quién ganará el premio Nobel. 

Haruki Murakami, el pobre, es el nombre que lleva posiblemente más años sonando en las apuestas y es el que lleva más años pareciendo el eterno perdedor. ¿Será este año el que logre ganar? ¿O se quedará una edición más de manos vacías? 

Posiblemente no gane y no solo porque parezca maldito, sino porque también parece uno de los clásicos ganadores de siempre y el premio está llamado a reorientarse. El Nobel de Literatura quiere dejar de ser no solo eurocéntrico sino también tan orientado a la escritura masculina (y es algo que el propio comité del Nobel piensa, como se puede leer en un análisis de The Guardian). Teniendo en cuenta que el año pasado tuvieron que suspender el premio por la pérdida de credibilidad causada por un hombre, culpable de acoso sexual, se puede comprender la necesidad de reinventarse. 

En marzo, la Academia aprobó un nuevo sistema de votación y elección de finalistas para evitar los sesgos. Este año será el primero en el que el jurado incorpore cinco miembros externos al organismo e independientes que, como explicaban entonces en una nota de prensa, «añadirán valiosas nuevas perspectivas». «Previamente ha sido mucho más orientado hacia el hombre», explicaba a The Guardian Anders Olsson, el presidente del comité del Nobel de Literatura. «Ahora tenemos muchas escritoras que son realmente muy buenas, así que esperamos que el premio y que el proceso completo del premio sean más amplios en su alcance», señalaba. 

De hecho, se da casi por hecho – desde fuera, claro – que uno de los dos premios de este año se entregará a una escritora. 

En los datos de las apuestas, las escritoras van en cabeza. La lista recurrente en años anteriores era la de Ladbrokes, pero este año no hay nada claro todavía de esa casa de apuestas. Sí hay otra lista de otra casa de apuestas, Nicerodds, que no sabemos si predice bien o no hacia dónde irán las cosas, pero que va ya en línea con esas expectativas. Dos escritoras están en cabeza de la lista y una es la ganadora del Nobel alternativo, Maryse Condé. 

La escritora mejor posicionada es la poeta canadiense Anne Carson, seguida por Maryse Condé. La tercera es liza es otra escritora, Olga  Tokarczuk, ensayista polaca que no solía aparecer en los listados en años anteriores. Tras ellas están Can Xue, escritora china de literatura experimental; Haruki Murakami, el eterno candidato; y Liudmila Ulítskaya, novelista rusa. Ngugi Wa Thiong’o, otro clásico de la lista del Nobel, es ahora mismo séptimo, seguido por László Krasznahorkai, Margaret Atwood y Marilynne Robinson. 

Otros nombres recurrentes aparecen en el listado, como Mircea Cartarescu, Adonis, Javier Marías o Milan Kundera, aunque en posiciones menos destacadas. La lista de candidatos en las apuestas la cierra, muy sorprendentemente, George R. R. Martin. 

Foto Nobel Media

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...