victoria albert

La historia de la ropa interior es una especie de hermana pequeña de la historia de la moda y una que no suele encontrar mucha atención, aunque es claramente fascinante. Muchas veces se puede encontrar pistas sobre cómo cambia el mundo y sobre cómo son modificadas las estructuras sociales fijándose simplemente en cómo cambia el modo en el que se visten las personas, especialmente en lo que a ropa interior se refiere. Una exposición en Londres, que estará abierta hasta el próximo mes de marzo, ha recuperado esa historia de la ropa interior. El museo Victoria&Albert recorre los últimos siglos en lo que a evolución de la misma se refiere y, entre lo que muestran, se pueden descubrir varios datos sorprendentes.

Uno de los datos más sorprendentes es el de que hasta muy entrado el siglo XVIII eran los hombres quienes fabricaban una de las piezas clave de la ropa interior femenina, el corsé (muy importante en el vestuario, tanto que las mujeres que no lo llevaban eran tenidas por unas desvergonzadas). Las mujeres empezaron a ser corseteras en la década de 1780 y su irrupción en este mercado tuvo un impacto directo sobre cómo se fabricaba y cómo eran los corsés. Lo primero que ocurrió es que los corsés perdieron peso (¡antes podían pesar hasta un kilo!) y se hicieron más ligeros.

Lo segundo que ocurrió es que se quedaron asentadas en la fabricación de los mismos y se convirtieron en innovadoras inventoras de corsés. Durante el siglo XIX es fácil encontrar a mujeres que destacaron como diseñadoras y fabricantes de corsés de último diseño y que intentaban ser más cómodos y más fáciles de vestir. Una de esas mujeres es Roxey Ann Caplin, que ganó una medalla de oro en la Exposición Universal de 1851 con un corsé que hacía más fáciles los movimientos y que, en el catálogo de la exposición contemporánea que ahora se puede ver en el museo Victoria&Albert, es presentada como inventora y escritora. Y si su figura ya era interesante de por sí como inventora de corsés, como escritora ya consiguió captar toda nuestra atención.

¿Quién era Caplin y qué hacía? En el catálogo y en la exposición no dicen mucho de ella (al fin y al cabo, no es el objeto de la misma) salvo que era diseñadora de corsés, escritora y que recibió premios por sus diseños. Internet es también bastante parco en datos, pero sacando de aquí y de allá hemos podido reconstruir ciertos datos sobre su vida y su obra.

corse roxey ann caplinRoxey Ann Caplin nació a finales del siglo XVIII y moriría en 1888. Sobre 1835 se casó con Jean François Isidore Caplin, un médico, y pocos años después empezó a trabajar como corsetera en Londres. Doce años después del comienzo de su carrera como corsetera ya se presenta como diseñadora, inventora y fabricante y gana el premio en cuestión de la exposición universal con su diseño de corsé.

Y sus corsés permitían los movimientos, como ella misma indica en las ilustraciones que acompañan su obra (una de ellas puede encontrarse en el catálogo de la exposición), y, sobre todo, eran menos peligrosos para el cuerpo. Como explica la responsable de la exposición, Susanna Cordner, a la prensa británica, Caplin trabajó para reducir la presión en los pechos, los pulmones y los órganos reproductores (los corsés tradicionales tienen un impacto directo sobre ellos). La inventora patentó con su marido varias mejoras para los corsés.

Lo que los Caplin querían era que los corsés fuesen más sanos y saludables y que las mujeres viviesen mejor y de forma mucho más dinámica. El matrimonio promulgaba los valores del ejercicio y de la vida sana y llegaron a abrir gimnasios en Manchester y Londres (sí, el Manchester y el Londres victorianos).

Y en este interés por la vida sana es donde se debe encontrar la faceta de escritora de Caplin. Sus obras están centradas en la vida sana y los hábitos que deberían adoptar las mujeres modernas. Uno de esos libros, Health and Beauty: or, Woman and Her Clothing, Considered in Relation to the Physiological Laws of the Human Body, publicado por primera vez en 1850, se puede leer online en una de sus reediciones. El libro se centra en cómo se deben vestir las mujeres para hacerlo de forma saludable y, por supuesto, habla (y mucho) del corsé.

Imagen, vista de la exposición © Victoria and Albert Museum, London | Ilustración, uno de los corsés de Roxey Ann Caplin, Wikipedia