carta de rechazo a gertrude steinNo podemos juzgar con dureza a un editor por haber rechazado un original de Gertrude Stein. Se trata de una escritora experimental, que quería llevar el cubismo a la literatura y lo hacía a través de yuxtaposición de imágenes, repeticiones, flujo de conciencia y juegos de palabras. Aunque sus obras fueron relativamente bien recibidas por la crítica, tardó algo más en llegar al gran público. Pero su obra ‘Autobiografía de Alice B. Toklas fue un best seller, eso sí,  ahí su estilo se había limado bastante para ser más accesible.

En todo caso, en 1912 un editor (Alfred C. Fifield) recibe un manuscrito de Gertrude Stein al que no le ve ni pies ni cabeza (ni sobre todo, forma de venderlo). Podría escribir una de esas cartas de rechazo tan amables, muchas gracias por ponerse en contacto con nosotros, pero no podemos publicar su obra en este momento, pero debía de estar en plan jocoso. Y decidió redactar la mala noticia (burlándose de) en el peculiar estilo de Stein.

Traducido sería algo así.

«Yo soy sólo uno, sólo uno, sólo uno. Sólo un ser, uno a la vez. Ni dos, ni tres, sólo uno. Sólo una vida por vivir, sólo sesenta minutos en una hora. Sólo un par de ojos. Sólo un cerebro. Sólo un ser. Siendo sólo uno, teniendo sólo un par de ojos, teniendo sólo un tiempo, teniendo sólo una vida, no puedo leer su MS tres o cuatro veces. Ni siquiera una vez. Sólo una mirada, sólo una mirada es suficiente. Apenas una copia podría venderse. Apenas una. Apenas una.»

Pero no creáis que esto descorazonó a la escritora. Años más tarde incluiría ese manuscrito rechazado en su peculiar libro ‘Ser americanos‘ que incluye poesía, ensayo, teatro y autobiografía. Así que finalmente consiguió que viese la luz.

Vía | OpenCulture