Existen muchos peligros que pueden poner en peligro la vida de un libro. El fuego es uno de ellos (y uno de los que acabó con tantos libros a lo largo de la historia) pero no es el único. También están las polillas y los insectos y el agua. Y ¿qué ocurre cuando un libro se enfrenta al agua? Las páginas no quedan en el mejor estado, por mucho que intentemos secarlas. Posiblemente os habréis enfrentado alguna vez a ese problema. A mí me ocurrió un día en el que se abrió un poco una botella de agua dentro del bolso y creó un desastre con un libro que tenía dentro. Me armé de secador e intenté solucionarlo, aunque no quedó exactamente igual que era al principio.

Pero ¿qué hacer cuando los libros que se han mojado son todos los de una biblioteca? Pues lo cierto es que no es tan diferente como lo que ocurre cuando se mojan los libros de casa: también hay que intentar secarlos y recuperar las hojas. En 1951 una biblioteca de Estados Unidos se vio amenazada por un incendio, así que los bomberos echaron agua y más agua para intentar apagarlo. Cuando lo lograron, los bibliotecarios tuvieron que enfrentarse a pilas de libros mojados y lanzarse al rescate. Los fotógrafos de prensa del momento captaron el proceso, que ahora ha desenterrado de las bibliotecas MessyNessyChic. Las fotos resultantes tienen algo de fascinante.

incendio-biblioteca

Los empleados pusieron los libros a secar y usaron ventiladores para intentar recuperar las páginas dañadas, que también fueron planchadas, pero, a pesar de todo, no solo se perdieron volúmenes sino también registros de archivos de los que además no existían más copias.

incendio-biblioteca-2

incendio-biblioteca-3

Fotos vía MessyNessyChic

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...