eurovision

Este artículo ha llevado horas de trabajo, mucho aprendizaje y ha creado en mí la necesidad de hacer un reto de lectura europeo (¿deberíamos?): mañana es el festival de Eurovisión, ya sabéis una de esas cosas que han quedado de aquellos tiempos de la postguerra (postguerra de la II Guerra Mundial) en la que los europeos querían ser amigos y no volver a pasar por todas las desgracias a las que se habían enfrentado en los 50 años anteriores. Podéis odiar o podéis amar el festival (todas las opciones son válidas), pero no podéis desaprovechar esta oportunidad para hacer una lista: ¿por qué no hacer nuestra propia Eurovisión de la literatura europea? 

Hemos cogido la lista de los 26 países finalistas del festival de Eurovisión 2014 y hemos creado una lista de lecturas. Aquí están 26 libros europeos (incluso un poco más) para leer en el fin de semana de Eurovisión (y recorrer toda la literatura europea).

1. Ucrania. Muchos de esos autores clásicos de la literatura rusa, que crees que eran rusos, en realidad eran, por su lugar de nacimiento, ucranianos. Es lo que sucede con Mijaíl Bulgákov o Nikolái Gógol, el primero nacido en Kiev y el segundo en algún lugar de la Ucrania rural. Dado que la Ediciones Nevsky acaba de publicar la edición más completa en castellano de El maestro y Margarita, la primera que es una traducción directa desde el texto completo original. Por supuesto, también hay una completa literatura en ucraniano, pero sus autores son mucho más complicados de localizar en castellano.

2. Bielorrusia. La opción indudable debe ser Svetlana Alexievich, uno de los nombres que suenan en las quinielas de los Nobel de Literatura año tras año. La escritora es periodista, algo bastante arriesgado en un país como Bielorrusia (donde no hay libertad de prensa). La escritora está traducida al castellano: podéis leer sus Voces de Chernóbil .

3. Azerbaiyán. Algún día os hablaremos con más calma y detenimiento de esta novela que debéis leer (y cuya historia es realmente fascinante). Alí y Nino fue publicada en la Europa de Entreguerras y está escrita en alemán, aunque es considerada la primera gran novela moderna de la literatura azerí y posiblemente sea la más popular. Está ambientada en el colapso del Imperio Zarista y los inicios del Azerbaiyán independiente y narra la historia de amor de un hombre musulmán y una mujer cristiana. Pero además de la novela en sí, el libro tiene el atractivo de la historia de su autor. La firma Kurban Said, pero quien es realmente Kurban Said es un enigma de la literatura reciente.

4. Islandia. Como sabéis la literatura contemporánea islandesa está muy de moda. Podéis leer la última novela de Audur Ava Ólafsdóttir La excepción , que Alfaguara acaba de traducir al castellano (aunque de esta autora sin duda la mejor obra es Rosa candida, sobre un joven jardinero y su encuentro con la paternidad). Y ya como bonus track os dejamos al poeta de culto en Islandia… que es en realidad gallego.

5. Noruega. Por supuesto, la lectura noruega debe ser Henrik Ibsen. Al fin y al cabo, Casa de Muñecas  fue uno de los grandes títulos renovadores del teatro europeo. Para quienes busquen algo más reciente – o más best seller – siempre queda la opción de Jo Nesbo y sus novelas policíacas.

6. Rumanía. Otro de la lista de candidatos que siempre circula cuando se acerca el premio Nobel: Mircea Cărtărescuuno de los nombres clave de la literatura rumana actual (y que además, en los tiempos que corren, sigue escribiendo a mano… ¡y sin borrar nada!). Su cuento El Ruletista, que ha sido publicado en España por Impedimenta tanto dentro de un libro de relatos más amplio como de forma independiente, es realmente fascinante.

7. Armenia. Armenia es uno de los países difíciles de la lista. Algunos de los libros más populares que están ligados a Armenia son de autores descendientes de armenios que escaparon al Genocidio Armenio durante la I Guerra Mundial. Ocurre con Antonia Arslan y su La casa de las alondras, que fue publicado hace unos años por Lumen y que es popular porque fue llevado al cine, o con Varujan Vosganian y su El libro de los susurros , que acaba de editar Pre-Textos. La primera es italiana y el segundo rumano. Para saber qué leer hemos recurrido a la lista de  Ann Morgan, la británica que dedicó un año a leer un libro de cada país del mundo. De Armenia leyó a Armand Inezian y a Grigoris Balakian. Del primero podéis leer traducidas al inglés la colección de historias Bringing Ararat y del segundo, también traducido, Armenian Golgotha: A Memoir of the Armenian Genocide, 1915-1918.

8. Montenegro. Y otro país muy difícil, que posiblemente no haya conseguido que se publiquen en España (muchas) de las obras de su literatura. Aunque, como explicaba un artículo de The Economist, hace unos años (gracias a la canción que os acabamos de poner) la literatura montenegrina está viviendo un cierto momento de brotes verdes. Destacan el trabajo de Balsa Brkovic, Andrej Nikolaidis (que está traducido al inglés con Coming) o Ognjen Spahic (traducido al inglés Hansen’s Children y al francés Les enfants de Hansen)

9. Polonia. Aquí vamos a tirar de sectarismo y escoger a un periodista. ¿Cómo no escoger a uno de esos maestros que te hacen leer en la facultad para aprender qué es buen periodismo? Ryszard Kapuściński está además traducido al castellano (también al catalán), así que podréis acceder fácilmente a sus obras. Igualmente también puede ser un momento para recuperar la única novela realista de Stanislav Lem, El hospital de la transfiguración.

10. Grecia. Petros Márkaris está siendo publicado en España por Tusquets y es  uno de los escritores más populares de la literatura griega contemporánea. Es conocido sobre todo por sus novelas policíacas, aunque también ha publicado un libro de ensayo La espada de Damocles: La crisis en Grecia y el destino de Europa sobre los efectos que la crisis está teniendo en el día a día de los ciudadanos griegos.

11. Austria.  Cuando hablábamos en la redacción de Librópatas de este artículo y como enfocar una lista de libros para leer usando como excusa a Eurovisión, el primer nombre que salió a la palestra fue el de Stefan Zweig. El escritor es uno de los autores austriacos más populares de la historia reciente, ahora de moda gracias a El gran hotel Budapest. Y por supuesto siempre es maravilloso tener una excusa para leer La impaciencia del corazón .

12. Alemania. La permeabilidad del mercado literario alemán al español (y prácticamente en todas las lenguas del estado) es muy alta, así que no os va a resultar complicado encontrar una lectura alemana para la lista. Por añadir una – y no de las más conocidas – sumamos esta novela (pasatiempo) de Tommy Jaud, El Millonario, sobre un perdedor que se pasa el día en un ciber creando ideas que le hagan rico y haciendo la vida imposible a sus vecinos.

13. Suecia. «Unos cuentos fantásticos», dijo Ana.  Sven Nordqvist es el autor de la saga Pettson y Findus, una colección de libros para niños protagonizada por un anciano cascarrabias y su gato. «A los niños les gustan las historias emocionantes que les hacen reír. No pienso en los niños cuando dibujo, sino en mí mismo», explicaba en una entrevista en Babelia que da muchas ganas de leer sus libros.

14. Francia. Otra literatura a la que no es nada complicado acceder: se traduce bastante de lo último que aparece en Francia. Así que puestas a recomendar, la elección es un libro que aún no ha sido traducido en España (pero que bien merecería la pena que alguna editorial comprara). La déesse des petites victoires , de Yannick Grannec, narra la historia de la esposa del matemático Kurt Godel, Adele, una mujer de orígenes populares y sin la cultura del círculo de su marido (y que por tanto la miraba por encima del hombro) pero que fue clave para la carrera del matemático.

15. Rusia.  La literatura rusa siempre ha tenido mucho éxito en España, que ha estado fascinada en los últimos años (y hablamos de muchos años…) por las obras que llegaban desde Rusia. De hecho, a comienzos del siglo XX, los españoles consumían en masa novelas y ensayos sobre y desde Rusia. Pero puestos a sentarse este fin de semana y leer algo ruso, ¿qué mejor que Anton Chejov? Alba tiene una completísima edición de sus Cuentos.

16. Italia. También es muy fácil encontrar a autores italianos en las mesas de novedades, así que vamos a recomendar un ensayo que tenemos en nuestra lista de libros que queremos leer: Trabajos forzados. Los otros oficios de los escritores, de Daria Galateria y que ha publicado Impedimenta.

17. Eslovenia. Para Eslovenia vamos a escoger a autores que acaban de protagonizar – o van a protagonizar – actos en España. Mojca Kumerdej, escritora y filósofa, ha presentado recientemente en Granada Materia oscura, un libro de relatos. Boris Pahor será el escritor sobre el que se hablará en la Biblioteca Nacional, en Madrid, el próximo 25 de junio, en el marco de las jornadas sobre literatura europea que organiza la Representación de la Comisión Europea en España. Pahor tiene 100 años y es uno de los escritores más importantes de la literatura eslovena del siglo XX. Su libro Necrópolis tiene tintes autobiográficos y se inspira en su paso por el campo de concentración de Natzweiler-Struthof, durante la II Guerra Mundial.

18. Finlandia. Vamos a apostar por lo seguro: ¿no será un bueno momento para coger algún libro de Aarto Pasiilina, uno de los escritores fineses contemporáneos más traducidos al castellano? En mi lista de lecturas pendientes tengo, desde hace tiempo, Delicioso suicidio en grupo.

19. España. Digamos que en España no necesitáis indicaciones aunque, y dado que esto es un reto para descubrir cosas nuevas, ¿habéis pensado en leer algún libro que haya escrito en alguna lengua que no sea castellano? Quizás sea el momento para descubrir la literatura de las lenguas cooficiales.

20. Suiza. Suiza es un país literariamente muy completo, porque cuenta con cuatro lenguas oficiales con sus respectivos sistemas literarias. Entre ellas, está el francés. Y entre los libros publicados en francés en Suiza en los últimos años está uno de los libros más populares del año en Europa, La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker.

21. Hungría. Hungría tiene una de las literaturas más cool de Europa, al menos tiene un montón de escritores buenos que han sido traducidos al castellano. Como el – grandísimo – Sandor Marai. ¿Qué podéis leer de Sandor Marai? Es difícil quedarse con una obra (Salamandra ha traducido muchas de sus obras al castellano así que hay mucho donde elegir). Liberación, el último que han editado, es una elección ganadora. Pero los grandes clásicos del autor también lo son: La mujer justa nunca es una opción errada.

22. Malta. Este pequeño país habla dos idiomas, el inglés (vía colonización británica y que hace que muchos estudiantes se vayan a estudiarlo con sol y playa) y la lengua minoritaria autóctona, el maltés. Como ocurre cuando en un mismo territorio se enfrentan dos lenguas – y con tantos condicionantes históricos y económicos – el maltés ha tenido un desarrollo literario precario y una exportación no muy habitual. Volvemos a Ann Morgan para encontrar lecturas y nos encontramos con Immanuel Mifsud, que tiene traducido al inglés Happy Weekend.

23. Dinamarca. La literatura danesa ha conocido más suerte en su llegada a España, sobre todo por el boom de la novela negra nórdica, que ha llenado las estanterías de títulos llegados de los países nórdicos y repletos de asesinatos. Pero escojamos a una autora menos sangrienta: Karen Blixen, Isaak Dinesen, era danesa. Memorias de África es un clásico, pero si se busca ser menos mainstream siempre está El festín de Babette en la preciosa edición de Nórdica.

24. Holanda. De Holanda también nos llegan muchos libros, porque existen bastantes traducciones de escritores populares como Harry Mulisch o Cees Nooteboom. Y siempre está un clásico del siglo XX, como es El diario de Ana Frank .

25. San Marino. Este país es posiblemente el mayor reto de toda la lista (también es el único que consigue llegar por primera vez a la final de Eurovisión). Tiene poco más de 34.000 habitantes y es uno de esos estados minúsculos fruto de la historia europea. Y por supuesto aquí solo nos puede ayudar Ann Morgan. Ni la Wikipedia lo había conseguido. Y lo que descubrió (es un post fascinante que debéis leer) es que no hay literatura realmente en San Marino. Y para conseguirlo llegó a hablar con el ministro de Cultura del país.

26. Reino Unido. Posiblemente sea uno de los países de los que más se traducen libros en España, así que sentiros libres para escoger lo que queráis. Podéis optar por los clásicos o podéis optar por mi propuesta: Nancy Mitford. No sé qué pensaría Nancy Mitford de Eurovisión (¿le parecería demasiado vulgar?) pero cualquier ocasión es buena para recuperar sus historias de la alta sociedad británica de principios de siglo.

Foto © Andres Putting (EBU), cortesía Eurovisión

Por supuesto, esta lista se abre para ser colaborativa. ¿Quieres recomendar a algún autor de alguno de estos países que haya sido traducido al castellano? Déjanos un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...