Bradley_ManningEl soldado estadounidense Bradley Manning, quien entregó a Wikileaks los cables diplomáticos que conformaron una de las mayores filtraciones de información reservada de los últimos años (el llamado Cablegate), ya tiene el veredicto de la justicia estadounidense, que lo juzgaba por espionaje y ayuda al enemigo. Manning ha sido declarado no culpable de ayudar al enemigo (un cargo muy grave que podría haberle supuesto una condena mucho más grave) y culpable de otros cargos, entre ellos cinco acusaciones de espionaje y otros cargos menores. A pesar de este resultado, como apunta TechCrunch, a Manning le esperan muchos años de cárcel.

Recuperamos cuatro libros de los muchos que se publicaron tras la publicación de los cables por parte de Wikileaks que ayudan a entender qué supuso toda esa información.

– Wikileaks, un relato trepidante sobre cómo se fraguó la mayor filtración de la historia, de David Leigh y Luke Harding. Fue uno de los primeros en aparecer en el mercado y está escrito por dos personas de relevancia en la filtración. Tanto Luke Harding como David Leigh trabajaban en el periódico The Guardian (clave en el proceso de filtrado masivo) cuando se produjo la publicación de los cables. Harding era corresponsal en Moscú, pero Leigh no sólo era editor de investigación en el influyente diario británico sino que además acogió a Julian Assange cuando lo estaba persiguiendo la CIA en su propio domicilio. Los autores fueron de los primeros en intentar responder a las motivaciones que podía tener el soldado Manning para liberar la información. “Mannig tenía una ideología hacker, que principalmente se basa en los pilares de una información libre y el ataque a los gobiernos a favor de la información libre”,  explicaba en la presentación en 2011 a los medios en Madrid Leigh sobre el joven soldado (entonces tenía 23 años). El libro es uno de los dos cuyos derechos compró Dreamworks, la productora de Steven Spielberg, para hacer la película sobre Julian Assange.

– Inside WikiLeaks: My Time with Julian Assange at the World’s Most Dangerous Website, de Daniel Domscheit-Berg. Es el otro libro cuyos derechos se compraron para hacer la película sobre Assange. Está escrito por el que era la mano derecha de Julian Assange y con quien no acabó en muy buenos modos. El libro fue un repaso de la cara oculta de Assange, como su vida amorosa y sexual (material que tiene su relevancia teniendo en cuenta que si la justicia sueca busca al directivo de Wikileaks es por varias acusaciones de violación) y su forma de liderazgo, que Domscheit-Berg critica.

Autobiografía no autorizada, (de Julian Assange). Ya puestos a leer, ¿cómo no hacerse con la autobiografía de Julian Assange? Y sobre todo cuando esta autobiografía es tan polémica como el propio personaje. Assange dijo que escribiría su autobiografía para poder pagar a los abogados de su defensa, así que cerró un acuerdo con una editorial pequeña e independiente, se puso a hablar durante 50 horas con un negro y se encontró con un borrador del texto. Pero Assange, cuando lo leyó, quiso dar marcha atrás y dijo no estar conforme con el resultado, un auténtico contratiempo para una editorial de semejantes dimensiones. Pero como nunca llegó a devolver el adelanto, la publicación siguió adelante (en España, fue editada por la también independiente Libros del Lince) y la biografía salió sin firma pero con todo el morbo de saber que lo que contaba venía de Assange. Este no es el único libro de Assange: también firma Cypherpunks y Underground. 

– Private: Bradley Manning, de Denver Nicks. Aunque realmente el protagonista de toda esta historia (y de más libros) debería ser Bradley Manning (al fin y al cabo él es quien más ha arriesgado en la publicación de los cables que hicieron mundialmente famoso a Wikileaks) no son muchos los libros que se han dedicado a su persona. Denver Nicks firma el más popular, al menos entre los medios estadounidenses y el que se puede localizar desde España en Amazon y otras grandes librerías.

Foto | Ejército de Estados Unidos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...