Todos los años, cada 24 de octubre, se celebra el Día de las Bibliotecas. El día comenzó a celebrarse en 1997, en homenaje a la Biblioteca de Sarajevo, que fue destruida en 1992 durante la guerra de Bosnia. La biblioteca había sido bombardeada y ardió durante tres días, en los que los trabajadores de la biblioteca y los vecinos de la ciudad intentaron salvar todos los libros que pudieron. Aun así, la biblioteca perdió la mitad de sus fondos. El incendio se convirtió en un momento simbólico de la guerra y la Biblioteca de Sarajevo (que fue reabierta hace unos años tras una restauración) en un icono de las bibliotecas de todo el mundo.

El Día de las Bibliotecas busca, como recordaban en la página de la jornada del Ministerio de Cultura, “destacar el papel de la biblioteca como un espacio público del conocimiento, libre y gratuito, que se hace aún más necesario dentro del nuevo entorno digital, además de trabajar y contribuir a reducir las desigualdades sociales”.

Es un día perfecto para tener una excusa más para ir a la biblioteca y para disfrutar de ella. Muchas bibliotecas tienen planeados para hoy muchos eventos y un amplio programa de actividades. La mejor manera de descubrir qué hacer hoy es, por tanto, echar un vistazo en la biblioteca de referencia de cada uno y descubrir qué es lo que planean hacer.

Y, por supuesto, el día es también un momento perfecto para pensar en qué es lo que nos hace amar las bibliotecas. En la redacción hemos llegado a cinco puntos, pero estos son solo cinco de muchos más.

1. Son espacios altamente igualitarios: todos podemos acceder a los mismos libros

Cuando las bibliotecas empezaron a convertirse en espacios populares que intentaban llegar a una parte importante de la población (y no solo espacios limitados a un público concreto, como podían ser los universitarios o los investigadores), lo hicieron como vía para acercar la cultura literaria a personas que no podían permitírsela. Los libros eran muy caros y no todo el mundo se podía permitir hacer su propia colección personal.

Este punto es muy importante dentro de lo que son las bibliotecas y es uno que no debemos olvidar, porque incluso ahora las bibliotecas siguen siendo puntos muy democráticos en el acceso a la cultura. Todo el mundo puede acceder a los mismos libros. Y no hay que olvidar que muchas bibliotecas públicas tienen programas que permiten acceder a los libros a personas que de otro modo lo tendrían más complicado. Por ejemplo, en la biblioteca pública de Santiago de Compostela, la Ánxel Casal, tienen un sistema de reparto de libros a casa, para llegar a personas con problemas de movilidad o que están enfermas.

2. Son la llave para poder leer sin estar sometido a la tiranía de la mesa de novedades

¿Quién no ha encontrado en la biblioteca el libro ya fuera de circulación que necesitaba leer y que las librerías ya no vendían (o que se encontraba en el mercado de segunda mano a precios desorbitados)? Las bibliotecas son las cuidadoras del fondo editorial, son muchas veces la llave que permite leer aquello que ha desaparecido ya de las mesas de novedades.

3. Son la entrada en el paraíso de los libros de muchas niñas y niños

Las bibliotecas forman parte de los recuerdos de infancia destacados de muchos lectores y siguen siendo quienes crean nuevos recuerdos literarios en los nuevos lectores. No solo cuentan con muchísimas actividades y con muchos planes, proyectos y acciones para incentivar la lectura, sino que en realidad siguen siendo ese paraíso mágico que hace que los

4. Están llevando sus fondos a la red y haciendo que la distribución sea mucho más fácil y llegue a más gente

Pero las bibliotecas del presente ya no solo permiten leer como siempre se hizo. En realidad, están haciendo muchísimas cosas para acercar la cultura literaria y los libros a los ciudadanos y lo están haciendo usando muchos recursos online.

Ya no se trata solo de que muchas bibliotecas tengan ya planes de préstamos de libros electrónicos, sino que están haciendo que el acceso a sus fondos sea cada vez más universal. Muchas son las bibliotecas que están digitalizando fondos antiguos y sus fondos de hemeroteca y subiéndolos a la red. Nunca nos cansaremos de hacer público nuestro amor por la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España o por la Galiciana de la Biblioteca de Galicia.

5. Las bibliotecas son oasis literarios

Las bibliotecas son además oasis en medio de la vida cotidiana. No solo son, como nos decía una lectora, el único lugar en medio de las ciudades en el que no hay ruido sino también, como nos decía otra, el espacio en el que puedes pasearte por medio de estanterías llenas de libros, buscando con calma qué quieres leer, sin que un dependiente venga a preguntarte si necesitas algo. A eso hay que sumar que sus programas de actividades y eventos son una ventana más al mundo literario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...