En Estados Unidos, el true crime – narraciones a medio camino entre el texto periodístico y la novela sobre crímenes reales (a veces más de lo uno y a veces más de lo otro en lo que respecta a los géneros) – es muy popular, con escritores muy especializados en este tipo de narraciones. En España, posiblemente gracias al tirón de las series y también de los podcasts sobre crímenes reales (como ya apuntaban hace unos meses en un análisis que publicaban en The Objective) el true crime empieza a asentarse. No lo hace solo vía traducciones de libros de éxito en otros mercados, sino también gracias al tirón de historias más locales y más conocidas. Algunas editoriales han creado incluso colecciones especiales de true crimen. 

¿Qué se puede leer para adentrarse en el género? Hemos peinado las novedades que han ido presentando las editoriales en los últimos meses para intentar encontrar los últimos true crime que han llegado a las mesas de novedades de las librerías. 

Judas, de Astrid Holleeder (Reservoir Books) 

Holleeder escribe una historia real y una muy cercana a ella misma: es el testimonio de lo que vivió al lado de Willem Holleeder, «el gángster más famoso de los Países Bajos», como explicaban en la nota de prensa que presentaba la edición española del libro, y que era su hermano. Holleeder era su confidente, explican, pero colaboró con la justicia holandesa para grabar las conversaciones que mantenía con su hermano y recabar pruebas. En el libro, cuenta toda esta historia. 

Manson. La historia real, de Tom O’Neill (Roca) 

Justo para el 50 aniversario de los crímenes que la Familia, los seguidores de Charles Manson, en Los Ángeles, Roca publica la traducción del último acercamiento de investigación a la historia y que pone en duda las conclusiones del fiscal del caso. O’Neill no desarrolla teorías conspiranoicas (de hecho, no llega a conclusiones sobre el crimen, como explicaban en un artículo en El País en el que analizaban los fallos que había detectado en la historia oficial). 

Los ratones de Dios, de Luis Rendueles (Alrevés)

La última incorporación a una colección, Sinficción, especializada en las narraciones de investigación que siguen crímenes ocurridos en España. En este caso, no se trata de un asesinado, como suele ocurrir de forma habitual en el true crime, sino de una historia de una desaparición impactante… En 2011 desapareció de la Catedral de Santiago el Códice Calixtino, una valioso manuscrito iluminado, que aparecería después oculta en un garaje. 

Devoradores de sombras, de Richard Lloyd Parry (RBA) 

Es la última entrega de true crime dentro de la línea editorial Serie Negra de RBA. Richard Lloyd Parry dedicó una investigación periodística de diez años a unir las piezas de un caso mediático en Japón: una joven británica, que había llegado a Tokio para trabajar en la ciudad, desaparece en el año 2000 y con ello empiezan las teorías y las especulaciones. La editorial promete que «se lee como un thriller que desafía a nuestra credibilidad»

Solo tú me tendrás, de Toñi Muñoz (Península)

No es el único true crime sobre el llamado crimen de la Guardia Urbana, pero sí el más reciente. Península publica la investigación que Muñoz, periodista especializado en sucesos y tribunales en La Vanguardia, ha realizado sobre esta historia. En 2017 aparece un cuerpo calcinado junto al pantano de Foix, oculto en el maletero de un coche. Es el de un agente de la Guardia Urbana de Barcelona, tras cuya muerte había una historia llena de muchos giros. 

Nada más real que un cuerpo, de Alexandria Marzano-Lesnevich (Libros del Asteroide)

La editorial la definía como una «novela a medio camino entre las memorias y el true crime» que partía de la propia experiencia vital de su autora. La historia parte de un caso real de asesinato para adentrarse en lo difícil que es distinguir lo real de las conjeturas en una investigación y sobre el impacto que los casos criminales tienen en la vida de quienes los investigan. 

Los asesinos de la luna, de David Grann (Literatura Random House) 

El libro salió en enero de este año y realmente nos ha dolido darnos cuenta de que se nos pasó en su momento, porque la historia real en la que se inspira bien merecía que le hubiésemos dedicado un artículo. En los años 20 la comunidad nativo americana de los Osage en Oklahoma era inmensamente rica. Tanto, de hecho, que eran el lugar cuyos habitantes tenían la mayor renta per cápita del mundo, gracias al petróleo que se había descubierto en sus propiedades. Pero, como se espera de un true crime, empezaron a pasar cosas negativas. Los miembros de la comunidad empezaron a morir de forma violenta. 

La casa de los lamentos, de Helen Garner (Libros del K.O.)

¿Acababa de vivir Robert Farquharson una gran tragedia o era el protagonista de un caso más de violencia machista? Robert Farquharson vivió en 2005 un accidente de tráfico: su coche se salió de la carretera y se hundió en una balsa. Él se salvó, pero sus tres hijos no. La gran pregunta que se hacía la justicia australiana entonces era si había sido una tragedia o si Farquharson lo había hecho a propósito para vengarse de su exmujer con la muerte de los niños. La escritora Helen Garner acudió cada día al tribunal a seguir la historia.

Foto Pexels

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...