The Mice Sewing the Mayor's Coat circa 1902 by Helen Beatrix Potter 1866-1943

En 2013, Stefan Zweig, Lucy Maud Montgomery (la de Ana de las Tejas Verdes) o Violet Hunt (una escritora británica feminista de principios de siglo que sirvió de inspiración para la Sylvia Tietjens de El final del desfile de Ford Madox Ford) entraron el dominio público en Europa. Con el cambio de año, la lista de escritores que entran en el dominio público cambia y se añaden nuevos nombres. Beatrix Potter es posiblemente la autora más conocida de todas las que entran en 2014 en el dominio público, pero no es la única.

Estos son los escritores que entran en dominio público en 2014 y cuyas obras podrán ser distribuidas, interpretadas y compartidas libremente. En breve se sumarán a la lista cada vez mayor de obras que son fácilmente (y gratis) accesibles en formato ebook.

1. Beatrix Potter. Posiblemente el nombre más popular del listado. La escritora es uno de los nombres más populares de la literatura infantil del siglo XX, gracias a sus historias de animales. Su vida privada también es bastante popular gracias a la película Miss Potter. A su muerte legó los derechos de sus ilustraciones al National Trust (un organismo público británico) y los textos a su editorial. Desde el primer día de enero, todos son ya dominio público.

2. Simone Weil. La filósofa francesa trabajó como docente y decidió acercarse a los demás de forma realista, por así decirlo, para poder entenderlos (trabajó como obrera en una fábrica de Renault en los años 30 para entender a la clase obrera). Fue también periodista en la España de la Guerra Civil y falleció de tuberculosis en Reino Unido.

3. E. M. Delafield.  La autora del Diario de una dama de provincias, la divertida historia de una mujer de clase alta que vive en el campo y que no consigue llegar a final de mes (y que acaba de publicar en castellano Impedimenta), fue una de las más populares escritoras de comienzos de siglo en Reino Unido. El Diario fue su obra más popular, pero no la única (tuvo incluso continuaciones).

4. Annie Shepherd Swan. Su nombre no nos dice nada hoy en día, pero fue una suerte de Corín Tellado de la era victoriana. Publicó hasta su muerte más de 200 novelas románticas, que tuvieron bastante éxito. Por supuesto, fue rápidamente olvidada tras su muerte aunque en la última década ha habido algún intento de recuperación. Fue sufragista y llego a presentarse como liberal a las elecciones en una de las circunscripciones de Glasgow en 1923.

5. Elinor Glyn. Su nombre estaba asociado a la polémica y era muy popular a principios de siglo. Algunas de sus historias eran consideradas eróticas, como la polémica Three Weeks que narraba la seducción de un joven aristócrata británico por parte de una reina balcánica. Publicaba una novela al año para poder mantener su nivel de vida, así que su obra es muy copiosa.   Su novela   It y su colaboración con el mundo del cine ayudó a crear la idea de las ‘it girl’.

6. Roger Gilbert-Lecomte. Un poeta francés surrealista  que vivió muy rápido y escribió mucho. Murió por una infección causada por una de las jeringuillas que usaba para drogarse.

También entran en dominio público algunos autores menos populares a nivel global, como el poeta Shaul Tchernichovsky, uno de los considerados grandes poetas del hebreo moderno; el poeta griego, Kostis Palamas, creador del himno olímpico; la autora austríaca Frida Uhl, que estuvo casada con August Strindberg; el japonés Kuroshima Denji, que fue uno de los autores antimilitaristas más importantes del siglo en Japón; el escritor Arthur Waugh, padre del más famoso Evelyn Waugh; o la poetisa alemana Gertrud Kolmar, muy valorada en su idioma. Otros más oscuros y desconocidos autores también quedan libres de derechos, como el poeta y autor de teatro andaluz Alberto Casañal Shakery o el escritor bosnio Jovan Dučić En otros campos, también quedan libres de derechos las obras de Nikola Tesla, Camille Claudel y Sergei Rachmaninoff. 

En algunos países, en los que el derecho de autor está limitado a los 50 años posteriores a la muerte del autor, también entran en dominio público Sylvia Plath, Robert Frost, Jean Cocteau, C.S. Lewis o Aldous Huxley. 

Con información de PublicDomainReview, Wikipedia .