premio

En la lista de premios literarios que no podemos evitar amar y de la que no podemos no declararnos fans acaba de sumarse una nueva entrada: un premio literario destaca cada año al título más raro que un libro ha recibido en el año. El premio es (como suele suceder con los premios de estas características) para los libros publicados en inglés (se organiza en Reino Unido), pero eso no nos impide pensar que la idea es absolutamente brillante.

El premio, el Diagram Prize for Oddest Book Title of the Year, se entrega año tras año desde 1978. Como cuentan en Quartz, la revista The Bookseller es quien organiza este singular combate y quien se encarga de lanzar la lista de finalistas. La votación definitiva está, sin embargo, en manos del público y de la manera más democrática posible cualquiera puede votar por el que cree que es el libro con el nombre más extraño del año. Estos títulos pueden ser considerados los peores (aunque para gustos colores y lo de peor título del año puede llevar a equivoco y puede hacernos pensar que lo que se premia es que el libro sea malo) aunque, en pureza, el premio lo que busca es lo raro y no tanto, por decirlo de forma coloquial, lo chungo.

En 2015 han llegado a la fase final los siguientes títulos (entre paréntesis hemos hecho una traducción más o menos aproximada):

Reading from Behind: A Cultural History of the Anus, de Jonathan Allan (Leyendo desde detrás: Una historia cultural del ano)
Reading the Liver: Papyrological Texts on Ancient Greek Extispicy, de William Furley y Victor Gysembergh (Leyendo el hígado: Textos papirológicos sobre el arúspice en la antigua Grecia)
Transvestite Vampire Biker Nuns from Outer Space: A Consideration of Cult Film, de Mark Kirwan-Hayhoe (Las monjas ciclistas vampiras travestidas del espacio exterior: Un análisis sobre una película de culto)
Soviet Bus Stops, de Christopher Herwig (Paradas de autobús soviéticas)
Too Naked for the Nazis, de Alan Stafford (Demasiado desnudo para los nazis)
Behind the Binoculars: Interviews with Acclaimed Birdwatchers, de Mark Avery y Keith Betton (Tras los prismáticos: Entrevistas con aclamados observadores de pájaros)
Paper Folding with Children, de Alice Hornecke, traducido por Anna Cardwell (Papel plegable con niños)

Y, en fin, no hay un premio oficial a otorgar, pero bien podemos hacer una selección igual en castellano. ¿Cuál es el título de libro más raro que os habéis encontrado?

Foto Brad.K

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...