aconteceu no vearoHace unos meses me compré, en un viaje a Lisboa, la edición portuguesa de una novela de Beatriz Williams, uno de esos bestsellers de época que te enganchan un montón. En la portada, una fotografía de una mujer vestida con un elegante vestido de época atrapaba la atención del lector y llevaba rápidamente a visualizar la época en la que la historia está ambientada. La portada portuguesa poco tiene que ver con la edición original de la novela, A Hundred Summers, aunque las dos funcionan muy bien. En España la novela no ha sido editada, así que no podemos comparar ediciones.

Pero la cuestión no es esa: la cuestión es que no mucho después de leer la novela, navegando por Amazon, me pareció verla. Me sorprendí (no es habitual ver novelas de editoriales portuguesas en Amazon) y me fijé mejor. La novela no era la misma y, aunque la foto de base era la misma, la composición era distinta. En este caso, la foto servía de portada para Cuando estábamos vivos, de Mercedes de Vega, una historia de aires románticos ambientada en los años 30 (como la novela de Williams) en los años de la II República. La editorial era en este caso Plaza y Janés.

cuando estabamos vivos

Y después empezó a darme la sensación de que me encontraba con esa foto o con composiciones que la empleaban en prácticamente cualquier lugar. Me daba la impresión de que la había visto en infinitas mesas de novedades en todas las librerías y que la había visto en millones de libros en internet. He hecho una búsqueda en Google Imágenes para intentar localizar todas esas novelas que me pareció haber visto protagonizadas por esta foto y he encontrado unos cuentos libros (no sé si con todos los que vi en su momento y estoy segura de que he descubierto unos nuevos, pero los que hay os darán una idea de lo que quiero decir)

portadas varias

mas portadas

mas portadas 2

mas portadas 4

La imagen ha dado la vuelta al mundo y ha sido convertida en la llave para vender casi cualquier tipo de libro. En la lista hay desde una novela de literatura juvenil (la última, en la que han borrado el cigarro del hombre) hasta un clásico y unas cuantas novelas históricas. La foto original, titulada Helena’s Apartment,  es de 1949, una de esas fotos que se consideran un clásico de la fotografía de moda (aquí podéis verla) y es obra de Frances McLaughlin-Gill, una de las fotógrafas de moda clásicas (y la primera en firmar un contrato con la revista), quien la hizo para Vogue.

La cuestión es ¿deberían las editoriales tener mucho más cuidado con lo que emplean como herramienta para vender un libro? Resulta un tanto confuso cuando te encuentras la misma foto o la misma imagen o composición una y otra vez, aunque sea en novelas completamente diferentes y que no tienen mucho que ver.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...