Puede parecer que todo está ya inventado en el mundo del libro de bolsillo y que más allá del concepto en sí (un libro más pequeño y manejable que ‘el de siempre’) poco se puede hacer. Pero lo cierto es que incluso en un terreno tan clásico como el mercado del bolsillo se puede innovar y la industria editorial lo está haciendo.

Penguin Young Readers, una de las ramas de Penguin Random House, en Estados Unidos acaba de lanzar un formato de bolsillo diferente, los Penguin Minis, un libro que “cabe fácilmente en la palma de tu mano”, como explicaban en la nota de prensa de presentación del formato. El libro es de tamaño de bolsillo real, más o menos del tamaño de un smartphone, y se lee en horizontal (en lugar de en vertical como es habitual con los libros). El gigante anunciaba el pasado agosto el lanzamiento, aunque no han llegado a librerías (estadounidenses, claro) hasta ahora, con vistas a la campaña navideña.

El formato está pensado, en esta apuesta, para llegar al público juvenil. De hecho, ha sido John Green con algunos de sus títulos más populares quien lo ha estrenado (aunque en 2019 planean lanzar más títulos). La primera tirada ha sido de 500.000 copias (algo que para el mercado español parece abrumador). “Las páginas se pueden pasar con un golpe del pulgar, parecido a hacer scroll en un smartphone”, añaden.

Los Penguin Minis acaban de poner en el epicentro del debate el formato de libro apaisado y compacto, porque el hecho de que lo haya lanzado un gigante editorial en un mercado tan competitivo, pero lo cierto es que no es completamente nuevo.

Royal Jongbloed, una editorial holandesa, lo emplea desde 2009 y ha vendido ya 10 millones de copias en nueve mercados de los títulos que han publicado con este nuevo modelo de libro de bolsillo.

Los libros en este formato son mucho más ligeros de lo que lo son tanto en bolsillo tradicional como, obviamente, en tapa dura. Como apuntan en un análisis en Quartz, quienes han probado a leerlos, caben en el bolsillo trasero de un pantalón vaquero. Leerlos no es más complicado, dicen, que leer un libro cualquiera. Aunque, eso sí, ellos en la redacción no fueron capaces de leer el libro con una única mano (y que se supone que es uno de los activos del formato).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...