Cincuenta sombras de Grey

Cuando E.L. James publicó hace unos años su famosa trilogía 50 sombras de Grey tuvo un efecto inmediato en el mercado literario. Las estanterías de las librerías se llenaron de copycats de la obra, las portadas de los best sellers empezaron a tener todas elementos similares a los de las portadas de la trilogía de Grey y los medios de comunicación se llenaron con una avalancha de artículos sobre el boom de la novela erótica (o del porno para mamás, como se rebautizó el género en su variante jamesiana) y sobre su significado. Las editoriales se lanzaron a buscar a la nueva E.L. James, en una carrera frenética por conseguir el próximo gran boom de lo erótico, y los lectores los respaldaron con ventas. Pero, quizás, la novela erótica ya ha dado de si todo lo que podía dar. Es posible que estemos ya ante el ocaso de la novela erótica.

Los números así lo demuestran.

En 2013, la novela erótica sigue siendo una de las partes más importantes de lo que mueve la novela como género. Las novelas eróticas suponen el 2,4% del mercado del libro (la novela es el 19,5% del total del mercado del libro), solo adelantadas por las novelas contemporáneas (10%). Incluso las policíacas (1,9% del mercado) y las románticas (2,2%) están por detrás. Las cifras son ligeramente superiores a las del año anterior. Es decir, en 2013, y siempre según el Análisis del Comercio del Libro en España que acaba de publicar la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), la novela erótica tenía una parte de la tarta más alta que en el año anterior del total del mercado del libro. En 2012, solo suponía un 2,2% del mercado (aunque seguía siendo el segundo género por importancia dentro del campo de la novela).

Entonces, ¿cómo se puede decir que la novela erótica ha entrado en su período de decadencia o que puede estar a punto de hacerlo? La respuesta a este enigma está en las cifras que ha movido de forma global. La novela erótica era, hasta E.L. James, un género más bien minoritario en el terreno de la literatura en España. En 2010, solo se editaron 38 títulos, en 2011 35 y en 2012 65. Pero lo que demuestra su boom son las cifras de facturación (y podría ser lo que mostrase su ocaso).

Según el informe anual de 2012 de la FGEE, se puede ver una escalada impactante en el éxito del género. En 2010, la novela erótica solo movía una facturación de 2,94 millones en España y solo suponía el 0,1% del mercado del libro. En 2011, sus cifras aún eran más miserables: era un 0,1% todavía del mercado pero con un total de 1,81 millones de euros de facturación anual. Fue en ese año cuando E.L. James publicó su trilogía en inglés y cuando en el mercado anglosajón empezó el bombazo, que tardó aún un tiempo en permeabilizarse al mercado en castellano.

En 2012, las novelas eróticas eran ya el 2,2% del mercado del libro en España y movían la impresionante cifra de 53,14 millones de euros. El salto había sido del 2.774% en la comparativa interanual. Fue el momento en el que las mesas de novedades fueron asaltadas por las novelas que seguían la estela de E.L. James. Pero todo lo que sube acaba bajando y, mientras la película de 50 sombras de Grey (que llegará en febrero de 2015) no vuelve a echar fuego al mercado, la novela erótica ha visto como sus cifras de negocio se enfriaban. En 2013 ha movido 51,83 millones de euros, lo que supone una caída del 2,5% frente al año precedente.

Y sí, la novela, en líneas generales, ha caído en ventas (un 17,8%) frente al año anterior, pero este no es el único signo de alarma.

Cojamos la lista de los libros más vendidos en Amazon, ese medidor en los tiempos modernos de lo que triunfa y lo que no en el mass market literario. Entre los 20 primeros libros de literatura y ficción no hay ahora mismo ni uno solo de los considerados novela erótica, cuando en los momentos del bombazo estaba siempre uno de la trilogía de Grey y alguno de sus émulos. Lo mismo sucede ahora mismo en la parte de ebooks. Otro tanto sucede en Casa del Libro, donde en su versión online el libro más vendido en papel es Un paso al frente (el escándalo literario de la semana) y donde en un primer vistazo no se ven títulos de novela erótica. En los más vendidos en ebook sí hay un título de romántica, pero no es propiamente erótica.

Y aunque las búsquedas en Google de novela erótica han revivido en el mes de julio, la tendencia en los meses previos no había sido muy similar:

Algo similar a lo que ha sucedido con 50 sombras de Grey, que ha visto como las búsquedas se han ido ralentizando