Dostoievski escribió una novela en 26 días. Fue El Jugador, una novela sobre lo mal que te puede ir en las mesas de juego. Dostoievski escribía a ese ritmo porque no le quedaba más remedio. Si no entregaba el manuscrito antes de una fecha determinada, perdería los derechos de todas sus obras futuras (en esos líos te metes cuanto estás sumido en las deudas…). El escritor contrató a Anna Snítkina, una joven taquígrafa, para dictarle la obra y así conseguir llegar a la fecha. Uno dictó, la otra escribió (un trabajo infernal que tenía que hacer dos veces) y así llegaron a la fecha de entrega. El escritor se salvó de su deuda y además conoció a la que luego fue su esposa.

Es muy poco probable que estés en la misma situación que Dostoievski, pero tú también puedes hacer algo bastante parecido (y posiblemente llegar al final de todos esos días teniendo bastante claro que Dostoievski no tenía nada de lo que quejarse, genio o no genio, porque no tenía que hacer su jornada laboral de ocho horas al mismo tiempo…) y escribir una novela en 26, 24 días. Son los que quedan por delante de noviembre y sí, lo sentimos, si hubiésemos publicado esto antes habríais tenido más días para hacer vuestro borrador uno de vuestra historia. Y es que noviembre es el mes de escribir una novela como si te esperasen al final del mes deudas de juego con algún editor ruso. Ahora, eso sí, se llama NaNoWriMo.

NaNoWriMo es una de esas iniciativas literarias que se han hecho populares gracias a internet y que tanto nos gustan. La idea arrancó en 1999 en San Francisco pero ahora, gracias a internet, se ha convertido en algo global y en el que participan cada vez más personas desde cada vez más parte del mundo. El objetivo final está marcado de antemano: tienes que tener escritas 50.000 palabras el 30 de noviembre. Sara Gruen escribió en un NaNoWriMo Agua para elefantes y Rainbow Rowell Fangirl.

El objetivo sin embargo no es ni que escribas un best-seller ni que termines la obra maestra de la historia de la literatura que todos sabemos que vas a escribir, sino más bien que te sientes de una vez por todas a escribir. Es simplemente una excusa para hacer algo creativo y para dejar de procrastinar y empezar de una vez por todas esa novela que llevas diciendo durante tanto tiempo que quieres escribir o que vas a escribir. Si te registras en la web podrás ir midiendo tu trabajo y teniendo una especie de diario de cómo avanzas, aunque lo importante es simplemente sentarse y hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...