Un dato más se ha sumado a la lista para comprender cómo de forma inconsciente y de un modo bastante integrado en nuestra cultura se valora menos el trabajo que hacen las autoras frente al de los autores. El sesgo de género en la literatura afecta también al precio de los libros.

Eso es lo que ha demostrado un estudio realizado en la Queens College, de Nueva York, que partiendo de una muestra de libros publicados en Norteamérica durante la década que va de 2000 a 2012 ha analizado la relación entre firma y precio. Los responsables del estudio cruzaron los datos del corpus de libros publicados con datos del censo para determinar el género de los autores.

Y, según la conclusión a la que llegaron, el precio medio de un libro es más bajo en aquellos géneros en los que las mujeres son la mayoría de los autores. En aquellos géneros considerados tradicionalmente femeninos (y, sí, esa consideración deberían ser quemada o enterrada por siempre), los libros cuestan menos que en aquellos en los que dominan los hombres. Así, los libros con un precio medio más barato entre 2002 y 2012 fueron los de romántica y los de erótica, que tienen una mayoría de autoras. El 86% de los libros de romática lo firma escritoras y su precio estuvo en los 13,65 dólares. El 75% de los de erótica también tiene autoras y su precio estuvo en los 7,84 dólares.

Los libros de géneros dominados por mujeres autoras son un 45% más baratos de media que los de géneros en los que dominan los hombres.

Pero el estudio no se queda ahí y arroja otro dato bastante llamativo: la cuestión no está solo en el género y en quien domina en él, sino en el mismo hecho de ser una mujer quien firma. Y eso ocurre en todos los géneros literarios y en todos los tipos de libros. En general y de media, los libros firmados por una mujer son un 9% más baratos que los firmados por un hombre.

La tendencia existe también en el mundo de la autopublicación (aunque aquí, de entrada, son los propios escritores y escritoras quienes marcan los precios), aunque con una separación menor. Como explican los responsables del estudio, que esta separación entre precios de libros publicados por hombres y los de publicados por mujeres exista replica la segmentación del mercado y “la más baja valoración del trabajo típicamente femenino y hecho por trabajadoras mujeres”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...