¿Es esta la semana de Margaret Atwood? Lo es. El martes llegaba a las librerías The Testaments, su última novela y una continuación de El cuento de la criada. Hoy, jueves, ya nos podemos hacer con la traducción al castellano, Los testamentos, que publica Salamandra. La publicación de esta novela ha despertado enorme interés. Es claramente una (por no decir ya directamente la) de las novelas del año, tanto que en su lanzamiento hace unos días en inglés algunas librerías abrieron a medianoche para venderla y registraron colas nocturnas

Y, cuando algo despierta tanto interés, también lo despierta de una manera menos legítima. Los cibercriminales también han tenido a Atwood en mente durante todos estos meses, buscando en su caso hacerse con el borrador de la novela antes de que llegase al mercado (el potencial criminal del movimiento – aventuramos tomando como referencia casos anteriores de la industria del cine – hubiese sido muy elevado: podrían haber desde chantajeado a la escritora y a su editorial hasta filtrarlo en la red). 

La escritora ha compartido ahora, en la rueda de prensa de presentación de la novela en Londres, sus experiencias en relación a los cibercriminales. Como recoge The Bookseller, Atwood ha explicado se recibieron emails falsos de cibercriminales que intentaban hacerse con el manuscrito.

En la presentación, además de dar las gracias a los equipos editoriales que han participado en el lanzamiento y trabajado intensamente en el libro, también explicó que hubo “esfuerzos sistemáticos” para “robar el manuscrito que habría sido usado, me han dicho, para acciones de phishing”. No lograron robar el manuscrito, pero no fue por falta de intentarlo, como reconoce la escritora. “Hubo montones de mails falsos de gente intentando hacerse con hasta tres páginas, o cualquier cosa”, añade. 

Foto Pixabay

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...