libro-ninoMuchos (o al menos algunos que conocemos) premios literarios han incorporado a los lectores en sus jurados y han hecho, por tanto, que quienes escojan el manuscrito ganador sean los propios lectores. De este modo, el premio queda en manos de quien los lectores quieren realmente leer (o al menos en teoría). Quienes no suelen formar parte de esos jurados son, sin embargo, los niños y adolescentes (aunque sí sabemos en Librópatas de al menos un premio literario en el que los adolescentes son el jurado que otorga un premio literario al mejor libro publicado en el año, el Premio Arcebispo San Clemente) y eso es lo que hará en su primera edición el Premio Manuel B. Domínguez, que acaba de ser convocado en León y cuyas bases nos llegaban el otro día por correo electrónico.

“Estoy cansada de leer a mis hijos cuentos avalados por premios importantísimos y de editoriales enormes, pero que luego no logran conectar con los niños a los que van dirigidos”, explica por mail una escritora que ha elegido para esta aventura el nombre de Bety Book, su ‘nombre de guerra’ para la organización del premio.

“Creo que esto puede deberse a que detrás de esos premios hay jurados que son adultos y que han dejado atrás hace tiempo las edades infantiles y juveniles, aunque sé que también hay intereses comerciales y afán de ventas masivas”, añade. Así que pensó en crear un premio literario en el que, en lugar de un jurado de expertos, quienes escogiesen el libro ganador fuesen los propios potenciales lectores: el jurado tendrá entre 12 y 13 años y serán escolares de la ciudad de León, que tendrán que leer los libros candidatos y seleccionar al premiado.

Para conectar con los niños, el premio ha contactado antes con sus profesores. “No puedo hacerlo sola, claro, he tenido que pedir ayuda a los profesores que trabajan día a día con los niños de esas edades y que son los que pueden seleccionarlos”, reconoce Bety Book. “Solo necesito chicos y chicas a los que les guste leer, y para eso, nadie mejor que sus profesores”, explica. La reacción de los profesores y de los claustros de los colegios ha sido “muy positiva” y lo mismo ha ocurrido (y esto es lo más interesante) con los propios escolares. “No veas la revolución que ha generado esto en las clases”, nos confiesa por mail la organizadora. “Todos quieren participar, incluso los que no leían, se han puesto a leer más para hacer méritos ¿no es genial?”, añade.

A los niños les ha emocionado la idea y les ha ilusionado el potencial de convertirse en jurados de un premio literario. “Ser parte de un jurado y saberse responsables de algo tan importante les ha hecho sentir que su opinión va a contar, que el libro que resulte de esta iniciativa será el primero que se edite por decisión suya y, sobre todo, que van a tener que tomar decisiones, a veces, complicadas, y de las que tendrán que hacerse responsables”, apunta Bety Book.

Por lo que toca a los escritores, cualquier autor mayor de 18 años que haya escrito una obra destinada a este público en castellano puede participar. Aquí quedan las bases.

Foto stock.tookapic.com/Pexels

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...