El próximo día 11 se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, una jornada que ayuda a visibilizar el papel de la mujer en la ciencia (la de ahora y la del pasado, que mujeres científicas las ha habido también antes) y a incentivar que las niñas se acerquen a la ciencia. Al fin y al cabo, como recuerdan en la web oficial del día, “en la actualidad, las mujeres y niñas encuentran barreras de muchos tipos, a veces muy sutiles, que dificultan su presencia en la ciencia”. Hay por tanto mucho trabajo por hacer.

Y, en ese trabajo por difundir el trabajo de las mujeres en la ciencia, los libros de divulgación siempre ayudan. Supermujeres, superinventoras es una de las últimas novedades que llegarán al mercado más o menos a tiempo para la jornada. El libro tiene detrás a Sandra Uve, que ha realizado un homenaje ilustrado a 90 científicas e inventoras de campos variados.

Desde la pionera de los productos de belleza Elizabeth Arden o la inventora del Kevlar Stephanie Kwolek (las dos protagonistas de las ilustraciones superiores) hasta Ada Lovelace, la primera programadora y la protagonista de la ilustración que aparece a continuación, y pasando por muchas otras mujeres – muchas veces desconocidas y hasta inesperadas – están presentes en el libro. Lo publica Lunwerg y estará en librerías el próximo día 20.

El libro empezó en el perfil de Instagram de la autora, una ilustradora que decidió recuperar a diferentes mujeres del mundo de la ciencia y de la tecnología vía ilustraciones en acuarela y tinta china.

De Instagram saltó al mundo físico, primero con una exposición itinerante a cargo de la Diputación de Barcelona y ahora con un libro. En el libro, cada doble página está dedicada a uan de estas inventoras e investigadoras. La ilustración viene acompañada por una breve biografía para dar a conocer qué es lo que hicieron en el mundo de la ciencia.

Y así se entrelazan biografías y trabajos más conocidos, como el cada vez más recordado papel de Hedy Lamarr en la invención de las comunicaciones inalámbricas, a otras más deconocidas, como puede ser por ejemplo el caso de Julie Newmar, actriz que se hizo famosa por hacer de Catwoman en televisión y que acabó inventando sus pantis push up, o el de Josephine Cochran, la inventora del primer lavavajillas de la historia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...