safe creative

Con el boom de la autoedición, cada vez son más las personas que deciden sentarse a escribir una novela y a publicarla. Pero con la publicación viene un miedo, ¿cómo proteger los derechos de autor de la obra? A ello se suma que internet ha hecho que circulen cada vez más contenidos y que copiar sea más sencillo. El registro de la propiedad intelectual es la forma tradicional de registrar la propiedad de una obra, aunque la red y las nuevas tecnologías han hecho aparecer otras. Safe Creative es una alternativa para registrar los derechos de los libros (y de cualquier obra de creación), que cuenta además con una variedad gratis.

Hemos hablado con Mario Pena, responsable de desarrollo de negocio en Safe Creative, quien ha respondido a algunas de nuestras dudas sobre la plataforma, ya que aunque “no se pueden considerar consejo legal” sí nos aclaran como funciona Safe Creative.

– ¿En qué se diferencia Safe Creative del registro de la propiedad intelectual tradicional?

Safe Creative es una empresa privada que genera evidencia de autoría basada en la tecnología mientras que los registros oficiales se basan en la autoridad de un funcionario. El objetivo de Safe Creative, si bien también incluye el de generar evidencia, es facilitar que se pueda dar información actualizada, ágil y sencilla de los derechos que un autor se reserva, o cede, en los actuales entornos de redes sociales e Internet en general.

– ¿Tiene la misma validez legal?

Desde la firma del Convenio de Berna y los acuerdos internacionales sobre derechos de autor se considera que los derechos sobre las obras originales nacen con la creación de la obra. El registro es voluntario y declarativo. Un registro lo que asume es que quien registra dice la verdad, aunque no lo puede saber, y que será quien quiera impugnar la inscripción quien tenga que aportar la prueba en contra. Lo que no se cuestiona es el hecho del registro en si. Es decir, nadie cuestiona que tal persona ha ido realmente con una obra en un momento dado: Se puede cuestionar que realmente sea el autor.

Un registro privado, como cualquier otra prueba que se presente, debe ser validada antes, se debe demostrar que realmente se hizo esa inscripción en ese tiempo y momento. Eso lo logramos gracias a varias tecnologías, pero no tendrá nunca exactamente la misma validez legal al no ser escritura pública y basarse en la matemática para demostrar la existencia del contenido en un momento dado. El juez, en cada caso, valorará las distintas pruebas dando más peso a unas u otras. En cualquier caso son muy pocos los casos que llegan alguna vez a juicio en cualquier sistema de registro, o aunque las obras no se hayan registrado; lo importante es poder facilitar la información para poder disuadir de usos fraudulentos, negociar, interactuar y llegar a acuerdos.

– Entonces, ¿por qué registrar una obra? En teoría, desde el momento en el que hacemos público nuestro trabajo ya estamos protegidos como autores.

Muy buena pregunta. Lo cierto es que motivaciones puede haber muchas. Lo principal y más importante es que no es precisamente fácil demostrar la autoría en todos lo casos o formas de publicación. Pongo por ejemplo un post escrito en una red social como Facebook, donde demostrar que uno lo escribió antes es una tarea que supone todo un desafío. Pero siendo pragmáticos hay un razón legal clara, a los jueces les suele gustar que la gente tenga evidencias sólidas de autoría antes de que se den los problemas. Porque los problemas no tendrían por qué darse, pero suelen darse y si no se ha registrado se suele lamentar. Otra razón fundamental, y tal vez la más importante es que el registro, si se publicita junto a la obra ayuda a disuadir de usos indebidos. No elimina el riesgo, pero minimiza y es una buena herramienta para negociar y llegar a un acuerdo. A veces hay que ir a juicio, pero es lo más raro.

También es una forma de tener una copia de seguridad de nuestros preciados trabajos. No sería la primera vez, ni será la última, en el que Safe Creative ha resultado ser la última esperanza para recuperar un libro del cual sólo había copia en un disco duro de un ordenador atacado por un virus.

Así que como el registro es declarativo siempre es una buena política ofrecer en cada libro, en cada fotografía o en cada canción un enlace para que la gente pueda consultar y sepa qué puede hacer, o no, con esa obra, o al menos pueda llegar a interactuar con el legítimo autor.

– ¿Qué ocurre con los autores que escriben bajo pseudónimo? ¿Cómo registras tu obra?

En general es perfectamente legítimo registrar con seudónimo. De hecho en Safe Creative, en la página en la que completan los datos de registro se puede especificar, en el campo correspondiente, un seudónimo para la obra en cuestión.

– ¿Habéis notado un crecimiento de los registros tras el boom de la autoedición? Es decir, ahora hay más personas que escriben y publican.

En general desde el principio de éste proyecto los escritores son los que más han registrado en general. Con la autoedición lo que sí hemos encontrado que más gente se anima a publicar gracias a la combinación de registro con estos nuevos sistemas. Muchos autores sentían miedo a Internet, a no poder demostrar la autoría debido al engorro que supone usar registros oficiales con normas del siglo XX, por lo que Safe Creative ha supuesto un antes y un después para ellos en materia de tranquilidad y sobre todo para poder mostrar esos derechos existentes

– ¿Cómo se registra una obra en SafeCreative?

Ya desde la cuenta básica gratuita se puede probar. Es muy sencillo, se abre una cuenta y se siguen lo pasos que se van dando cuando se elige registrar una obra. En esencia se pide que se diga qué tipo de obra, se solicita el archivo que contenga el libro, por ejemplo, y luego completamos unos datos básicos. Así se genera la evidencia. La versión móvil de Safe Creative es una forma sencilla de iniciarse en estos pasos: http://m.safecreative.org

– ¿Por qué es gratis una parte del servicio? ¿Cuántos clientes o qué volumen de registros de pago tenéis? ¿Os usan ya en la industria cultural más tradicional?

Creemos firmemente en que el hecho de poder generar estos puntos de información y evidencia debería estar al alcance de cualquier creador, independientemente de donde viva y cual sea su nivel de ingresos. Es por eso que existe la cuenta básica gratuita que permite un uso orientado a usuarios que igualmente permiten usos gratuitos directos de sus obras, con más o menos condiciones. Además de ser algo muy valioso en cuanto a la retroalimentación que recibimos, permite que la gente vaya adquiriendo conciencia de la importancia de sus derechos como autores y, en consecuencia, de los derechos y la voluntad de los demás autores. Los usuarios de pago tienen un perfil más profesional o a medio camino con la profesionalidad. Requieren de una mayor gama de servicios y posibilidades y el crecimiento de éstos se ha consolidado por lo que estamos muy satisfechos con éste porque indica que los usuarios van evolucionando y pasan en poco tiempo, cada vez menos, de cuentas básicas a cuentas para usuarios avanzados.

– ¿Quién o qué está detrás de SafeCreative?

En nuestro blog podréis ver el equipo que forma parte de Safe Creative que somos en general personas creativas con muchas ganas de aportar algo a la comunidad y que de soluciones prácticas, eficientes y directas a las necesidades reales, no figuradas, de los creadores. También estamos apoyados por inversores visionarios que tienen muchas ganas de hacer algo diferente en vez de siempre lo mismo. Al final se trata de eso, de hacer algo práctico, distinto de lo tradicional, que a la postre representa una utilidad que los creadores van asumiendo de forma orgánica y natural.

Puedes seguir toda la actualidad sobre autoedición 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...