Aunque en otros mercados, como el estadounidense, los audiolibros llevan ya un tiempo más o menos