A veces, las casualidades ayudan a descubrir cosas un tanto inesperadas de nuestra intrahistoria literaria. Fue