Un buen cirujano de principios del siglo XIX tenía que tener dos cosas en común. Tenía